Julio I

del día 2 al día 4

 

2 de JULIO
El despertar de Malvinas
Por Julia Cao *
 
Escribir sobre Malvinas es para mí una tarea compleja, aunque no irrealizable, no sólo por la calidad heteróclita de Malvinas como fenómeno, sino porque escribir sobre Malvinas no es escribir desde mí, sino sobre mí. Malvinas es un elemento constitutivo y primigenio de mi personalidad,  por eso transitar sus caminos es transitar también los míos. Puedo hablar de Malvinas como argentina, pero no puedo dejar de hacerlo como hija. 
 
Las líneas que en el mapa trazan los contornos de una Nación son delineadas a ígneo sello por la sangre de nuestros Héroes. Por eso, en los escarpados trazos que contornean sus suelos, deben leerse los nombres de los Héroes que han dejado su vida efectiva o potencialmente, en representación nuestra.
 
Tenemos la obligación como ciudadanos de la Patria de romper el silenciamiento que ha prevalecido durante  veintinueve años.  Vivimos en democracia,  y podemos,  -o bien,  debemos-  poner voces en este acallamiento,  ya que no nos es una tarea denegada.  Voces que traigan desde lo más profundo de sí, un golpe a la Memoria. 
 
El cambio debe ser radical, absoluto. La vuelta de la Memoria debe ser violenta, como un despertar, que nunca es lento, sino abrupto. Es un golpe de conciencia. Una guerra  librada contra nosotros mismos, donde el principal enemigo es el olvido. 
 
Si se gana, la victoria es definitiva y tiene como recompensa la recuperación total de nuestro patrimonio identitario como Nación.  Si se pierde,  continuamos en ese estado semi- inconsciente de ignorancia y puerilidad. 
 
La verdad no es sutil es definitiva, marcial y también, siempre gana. 
Despertar a la Verdad es un acto voluntario. Por eso sabemos a conciencia absoluta, los que hemos decidido despertar, que Malvinas no fue una gesta inútil, sino, entre otras cosas, un paso decisivo en la restitución de nuestros derechos constitucionales. 
 
Por eso, por Malvinas, “puedo hablar”. Y puedo hablar como Hija de la Democracia;  también sabemos que los Héroes han de imponerse como lo que son,  genuinos cristos redentores que han venido a salvarnos de la desmemoria, auténticos restitutores de nuestra Identidad, que como Nación  y Patria, se escribe con mayúscula. 
 
En este sentido, puedo sentirme afortunada también,  porque estas palabras vienen a dar luz sobre la sombra de mi padre y puedo decirme, una Hija de la Patria.
 
Julia Cao es estudiante de letras. Hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982
--------------------------------------------------------------------------------------
 
Adiós a un Heroe (Carlos Hugo Robacio)
Durante la guerra de Malvinas hubo desempeños excepcionales de la Armada Argentina. Entre ellos, el de nuestra Aviación Naval, reconocida en todo el mundo por su pericia, precisión y efectividad, y el Batallón de Infantería de Marina Nº 5 (BIM5).
En este último caso, los jefes británicos pidieron conocer al comandante de esos hombres que se asemejaban a “demonios tirando”; al comandante de esos hombres que no pudieron hacer retroceder. Ese comandante era el entonces capitán de fragata de Infantería de Marina Carlos Hugo Robacio.
Con el tiempo, ya con el grado de contralmirante y en situación de retiro, Robacio repasaría una y otra vez su experiencia al frente del BIM5, llegando a redactar el libroDesde el frente, que recorre los más de 70 días del batallón en las islas, sus percepciones y experiencias, los detalles de aquellos momentos de gloria y dolor.
“Había llegado la orden de repliegue. Sobre nuestras posiciones caían mil proyectiles de obuses por hora, además del bombardeo naval, más los aviones y los helicópteros. Era tremendo… También recuerdo que, en el momento de decidir el contraataque, llamo a los oficiales de mi Estado Mayor y les cuento mi plan. Ellos se miran entre sí. No dicen nada. Cumplen. Pero después del 14 de junio, a mí me había quedado una duda: ¿por qué se miraron entre ellos? Un día se los pregunté. Me dijeron que pensaban que yo estaba loco. Entonces seguí preguntando: ¿Y ustedes qué hubieran hecho, aún así? “Hubiéramos cumplido la orden… Eso era el BIM5”, contó alguna vez.


Retroceder, nunca

Como comandante del Batallón de Infantería de Marina Nº 5, el entonces capitán de fragata Carlos Hugo Robacio estuvo a cargo de los hombres que se negaron a retroceder en Malvinas. Comandó a 700 Infantes de Marina (entre personal de cuadro y conscriptos) y alrededor de 200 hombres del Ejército Argentino durante los combates desarrollados en el monte Tumbledown, Sapper Hill y monte William. Allí enfrentaron a dos batallones de paracaidistas ingleses, a la guardia real inglesa y a los gurkas. Lo hicieron hasta agotar toda su munición.

“Fue el primero en llegar y el último en irse de Malvinas”, recuerda el suboficial mayor Carlos Sini, que en aquel entonces era cabo segundo del batallón de Robacio. Ahora, cumple funciones en el Comando de la Fuerza de Infantería de Marina Austral con asiento en Río Grande.

Con su mirada puesta en el recuerdo, asegura que no olvidará la figura del comandante pidiendo el alistamiento para ir al frente de batalla. 

“Estábamos desplegados haciendo nuestra segunda o tercera salida al terreno. Cubríamos desde Hito I, en el extremo norte de Tierra del Fuego, hasta la cabecera del lago Fagnano, en el centro. Se ordenó el repliegue del batallón y nos reunió a todos en la plaza de armas. Pidió a la gente que no se desaliste, que en menos de lo que pensábamos tendríamos que estar en Malvinas. Nos habló de muerte y de heridos. Dio opción. Todos elegimos ir”, relata Sini 

El pasaje a la isla comenzó por aire en la madrugada de 7 de abril de 1982. Al otro día estaban todos en Malvinas y no hubo que esperar mucho para el bautismo de fuego. 

"Si exigía sacrificios, era el primero en sacrificarse."


"El 1º de mayo sucedió el primer ataque británico y en ese momento –recuerda Sini– el capitán Robacio utilizó el sistema de radio y dijo 'la guerra ha llegado. El enemigo está presente. Les deseo suerte a todos'. Esa noche el batallón tuvo su primer muerto."

Robacio recorrió todas las posiciones del batallón durante los 72 días que estuvieron desplegados. No estaban cerca; había 10 o hasta 12 kilómetros entre ellas. Pero él estuvo al lado de su gente en todo momento. "Si exigía que caminen, era el primero que caminaba. Si exigía sacrificios, era el primero en sacrificarse; fue un líder por naturaleza”, cuenta Sini.

Y es que el ejemplo es la mejor forma de asumir y ejercer el liderazgo en el combate. Los Infantes de Marina sabían del riesgo al que estaban expuestos, su comandante se los había dicho, debían estar en el terreno frente a un enemigo más grande. Por ello la labor de Robacio mereció el reconocimiento enemigo, porque es en la total desventaja capaz de desmotivar a cualquier hombre donde se torna fundamental la orientación del líder. Su voz cohesiona corazones, moviliza voluntades, da valor en momentos en donde todo se desploma. Los resultados dan apenas un ejemplo del talento y determinación del entonces capitán Robacio: 16 muertos y 105 heridos contra más de 350 caídos de las fuerzas británicas. 

Pero también sus palabras dieron otro ejemplo, años después, vinculadas a la humildad con la que un hombre de su desempeño vivió a pesar de las glorias obtenidas: "Yo no soy ni bravo ni valiente ni nada por el estilo. Soy un hombre común. Tengo miedo cuando cruzo la calle. Pero en Malvinas no pude tener miedo. No pude tenerlo porque creo que Dios no me dejó tenerlo, y la preocupación por mis hombres, su entrega, obviamente no me podían permitir el privilegio de tener miedo", declaró alguna vez el almirante Robacio.

Condujo estoicamente a sus hombres en todo momento y quienes fueron parte de aquel feroz batallón marcaron a fuego en su memoria cada acción del comandante. “Él siempre nos llevó al límite en tiempos de paz. Nos fue formando y forjando. Sabía que teníamos que estar preparados para algo más duro, ver morir al camarada al lado y seguir peleando –dice Sini en un tono reflexivo–. Supo conducir a su gente y no titubeó cuando tuvo que ponerla en combate.”
El BIM5 soportó durante más de 40 días el fuego naval y de artillería sobre sus posiciones. Defendió hasta la última piedra agotando toda su munición.



De igual manera el suboficial mayor de Infantería de Marina Daniel Benítez, hoy destinado en la División Veteranos de Guerra y en aquel entonces cabo segundo, recuerda al contralmirante Robacio como un comandante que, pese a todas las inclemencias, siguió combatiendo y contraatacando. De carácter firme pero siempre al lado de la tropa. “Dado su accionar fue admirado por comandantes gurkas y galeses y reconocido por el Ejército Argentino y demás fuerzas”, concluyó Benítez quien participó del conflicto como miembro del BIM5 en la zona de Sapper Hill. 

Fue como un padre para muchos

Carlos Robacio dejó --además de su familia compuesta de su mujer Estela, sus 2 hijos Carlos y Edda y sus 5 nietos-- a un puñado de hijos que lo adoptaron como un referente de la vida, ya que muchos de sus hombres llegaron a considerarlo un segundo padre. Y también dejó un legado para los oficiales y suboficiales de la Infantería de Marina: la necesidad del adiestramiento. Es esa preparación para el combate lo que une al espíritu actual del BIM5 con el de los héroes de Malvinas. 

Con su figura desaparece otro de los grandes jefes de la Armada Argentina en el campo de batalla, de los que tuvo la Nación Argentina en la defensa de nuestras Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur. Entre sus laureles se encuentra la condecoración de la Nación Argentina al Heroico Valor en Combate; la del Congreso de la Nación a los Combatientes de Malvinas; y las del Ejército Argentino “Orden a los Servicios Distinguidos” y al “Merito Militar” en grado de Comendador. También le dieron las medallas “Cruz Peruana al Mérito Naval” y “La Legión al Mérito” en grado de Comandante de la República del Perú.

Sin embargo, el valor más alto en sus 76 años fue el afecto de su gente, de la familia naval que lo honra y admira, de los compatriotas que volvieron con él y gracias a él de nuestras Malvinas, y de los familiares de los héroes que quedaron allá custodiando eternamente ese suelo y que reconocieron en su figura a la de un comandante ejemplar que no dejó a nadie atrás en la batalla.

El contralmirante retirado Carlos Hugo Robacio falleció en Bahía Blanca el pasado domingo 29 de mayo de 2011. Con él se fue un referente militar y guerrero, un ejemplo de ética profesional que no dudó en arriesgar su vida y la de sus hombres en la defensa de la Patria, pero sobre todo, que no vaciló en cuidarlas, dando una lección de conducción y liderazgo.
 
-----------------------------------------------------------------------------------
Biografía: José Honorio Ortega
 

El 21 de julio de 1963 nace en la ciudad de Río Gallegos, José Honorio Ortega, hijo de José Bernardino Ortega y Sonia Cárcamo. En marzo 1968 asistió al Jardín de Infantes N° 1 María Barón de Gutiérrez. En el mes de marzo de 1969 realiza los estudios primarios en el Colegio Salesiano Nuestra Señora de Luján de Río Gallegos, finalizándolos en diciembre de 1975. Durante el año 1978, se traslada a la ciudad de Trelew, en la provincia de Chubut, donde ingresa como cadete al Liceo Militar General “Julio Argentino Roca”, solicitando la baja al mismo año.
A los 19 años de edad, el 1º de febrero de 1982 es incorporado al Regimiento de Infantería 25, en Colonia Sarmiento, siendo destinado a la Compañía de Infantería "B". En ella cumplió con las exigencias de instrucción básica para el soldado conscripto en forma altamente satisfactoria, demostrando inteligencia, voluntad y energía para ejecutar las misiones impuestas.
El 26 de marzo de 1982 es destacado para integrar la 2da Sección de la Compañía de Infantería "C" con miras al desarrollo de las futuras operaciones de combate. Su Jefe de Compañía el Teniente Primero Carlos Daniel Esteban, su Jefe de Sección el Subteniente Juan José Gómez Centurión y su Jefe de Grupo el Sargento Sergio Ismael García. 
El 27 de marzo de 1982, junto al grueso de la Unidad parte hacia la ciudad de Comodoro Rivadavia, donde fueron trasladados al Aeropuerto para ser llevados a la Base Naval Puerto Belgrano, en Bahía Blanca, para embarcar posteriormente a bordo del Almirante Irizar.
Al día siguiente, el 2 de abril, el soldado Ortega integró la masa de la Compañía "C" arribando hasta el entonces Puerto Stanley transportado en helicóptero.
Formó parte de la Compañía "C" tomando la localidad de “Goose Green” (Ganso Verde) el 3 de abril, trasladándose posteriormente a Darwin, donde se instala la base de combate.
En combate, el 24 de abril presta juramento de fidelidad a la Bandera Nacional junto a sus demás camaradas del Regimiento de Infantería 25. 


28 de Mayo
Durante los combates de Darwin, participa de un contraataque efectuado por su Compañía en el cual su Sección se aferra en el combate con el enemigo durante 30 minutos.
Luego, habiendo rechazado el Jefe de Sección, Subteniente Gómez Centurión, la intimidación a rendirse que le hiciera un oficial británico, se reanuda el enfrentamiento debiendo, a causa del hostigamiento ejercido por el enemigo, replegarse hasta sus posiciones originales, continuando éste el acecho hasta las primeras horas de la noche. 
En estas acciones ofrenda la vida heroicamente junto a los soldados José Luis Allende; Ricardo Andrés Austin y Ramón Angel Cabrera; el cabo Héctor Rubén Oviedo y el sargento Sergio Ismael García. Eran las 11:30 de ese 28 de Mayo.
José Honorio Ortega se desempeñaba como integrante de un grupo de tiradores, al ejecutar fuego desde una posición defensiva en la pista de aterrizaje, recibió un impacto de bala en la frente produciéndole la muerte en el acto. José Honorio Ortega muere sin poder llegar a conocer a sus hijas mellizas Carolina y Melisa que nacen dos meses después de su muerte.
-------------------------------------------------------------------------------------
Monte Londdon y el Tte. A. D. Alberto Rolando Ramos
 
Islas Malvinas, Monte Longdon, 11 de junio de 1982, 21:45.
Centro de dirección de fuego de la batería C (Grupo de Artillería 3).
El oficial de enlace de artillería con el Regimiento 7 de Infantería recibe mensaje radial del oficial observador adelantado, con la siguiente descripción de situación:
"¡Fuegos de iluminación sobre zona oeste y noroeste del Monte Longdon! ¡Esto es un infierno; hay ingleses por todas partes, gritan como locos, muchos caen pero vienen más.
Creo que estamos rodeados!"
Silencio absoluto luego; la comunicación no se restableció. (1)
Fue la última comunicación del Tte. Ramos con su unidad, luego, el silencio.
 
“Después del silencio de radio que siguió a su última comunicación, a las 22:30, Ramos ordenó al Sargento Graneros, su auxiliar, que se replegara, que él lo seguiría luego. Según esa testificación, Ramos había provocado varias bajas al enemigo con su MAG y estaba herido en una rodilla.
Siguió combatiendo, sólo Dios sabe cuánto tiempo más, quizás unos minutos, pues estaba delante de la primera línea de defensa de la posición en el monte. La lucha siguió hasta el día 12 en las primeras horas del amanecer. Desde la noche del día 11, probablemente cerca de las 23, los combates se desarrollaron cuerpo a cuerpo, puesto que al sobrepasar las posiciones argentinas, los británicos se encontraban con múltiples bajas por fuego lateral o a sus espaldas, de las posiciones nuestras que continuaban luchando. Estas posiciones debieron ser reducidas una a una y esas acciones culminaron con un combate con arma blanca. Según una versión no confirmada (la testificación de un suboficial argentino) Ramos habría muerto por esa arma. Su cuerpo jamás se encontró. ¡Gloria y honor para este héroe de la Patria!”(1)
El arma reglamentaria de combate que portaba el Tte. Ramos era el FAL (Fusil Automático Liviano), evidente mente entendió que la mejor forma de defender su posición era con una ametralladora MAG (ametralladora de propósito general) de alto poder de fuego, aunque esto conllevaba atraer el fuego del enemigo sobre su posición.
“Alberto Rolando Ramos había nacido el 2 de agosto de 1957. Cuando fue muerto por el enemigo, no había cumplido los 25 años. Fue ascendido post mortem a Teniente Primero. Le fueron otorgadas la medalla “La Nación Argentina al Muerto en Combate” y la medalla “El Honorable Congreso de la Nación a los Combatientes”.
“El 7 de septiembre de 1979 contrajo matrimonio con Laura Susana María Dorrego; en febrero de 1982, nació de dicho matrimonio una niña de nombre Soledad.” (1)
Alberto Rolando Ramos, era un pibe santafesino, que cursó su escuela primaria en el Colegio San José, cuando llegó al último año de la primaria, la madre le propuso ingresar en el Colegio de la Inmaculada Concepción, de Santa Fe, pero Alberto, le expresó su deseo de ingresar en el Liceo Militar General Belgrano. Era un examen de ingreso difícil, pero Alberto se tenía confianza, su madre, por prevención le aconsejó rendir también el examen de ingreso del Colegio Inmaculada, y así fue, rindió los dos exámenes, tal es así que estando ya incorporado al Liceo como cadete, recibió en su casa el aprobado del examen rendido en el Colegio Inmaculada.
El no lo sabía, pero en esa encrucijada de su vida se empezaba a perfilar, su deseo de servir a la patria.
Sin problemas cursó el Liceo Militar, ya en el final de su secundario, empezaron las conversaciones con sus padres, sobre la carrera a seguir. Sus progenitores, opinaron uno que debía ser ingeniero, otro que debía ser médico, pero Alberto sentía que en su corazón ya tenía decidido que carrera iba a seguir. Había decidido seguir la carrera militar.
Nuevamente tuvo la oportunidad de elegir y torcer su destino, pero sintió que había nacido para defender a la patria. Y marchó al Colegio Militar de la Nación y por consejos de un familiar eligió el arma de artillería.
Su destino es el Grupo de Artillería 3, en Paso de los Libres, y en esa unidad lo encontró el 2 de abril de 1982. Lo sucedido en esos días lo relata en sus memorias el hoy retirado Tte. General Balza, jefe de la unidad de Alberto:
“Aquella mañana, a las 7:30 de ese viernes, había llegado a mi oficina en el Grupo de Artillería 3 - GA 3 -, en Paso de los Libres, Corrientes, allí me enteré de la recuperación de nuestras islas. La sorpresa de la guarnición no fue nada comparada con la euforia que ganó al poco rato las calles del pueblo; los autos daban vueltas a la plaza tocando bocina. Compartí la alegría esa mañana, pero para nosotros los militares era imposible no pensar en lo que vendría y yo terminé la jornada con esa preocupación.
Tres días después me dieron la orden de marchar con mi unidad a Buenos Aires. Destino: desconocido. Probablemente el Sur; otros decían Malvinas... Lo que no olvidaré fue el espontáneo apoyo que la gente de Paso de los Libres nos dio apenas corrió  la noticia de que el GA 3 había sido movilizado y se aprestaba a partir. Como siempre, son los más humildes los que tienen más a flor de piel el sentimiento solidario. Y aquélla no fue una excepción. Bufandas, guantes, medias tejidas a mano y tantas  otras cosas les fueron entregadas a nuestros soldados que estaban por marchar con destino incierto, pero a cumplir con lo que les pedía la patria. Eso la gente lo tenía bien claro.
Por eso es que cuando llegó la hora de la despedida, en la estación del ferrocarril estaba todo el pueblo. Partimos y en cambio no hubo ningún mando superior que nos saludara, ni mi comandante de Brigada, ni qué decir el comandante del Cuerpo de  Ejército. Para mí y mis soldados tampoco hubo ni siquiera un llamado telefónico de despedida de los altos mandos. Arrancó el tren y salimos, sólo acompañados por los aplausos y los vítores de la gente que nos deseaba buena suerte y las lágrimas de  nuestras esposas e hijos. No lo sabíamos oficial mente, pero partíamos hacia la guerra y como suele suceder, alguno no volvería, algo que hasta en un pueblo de paz como el nuestro, la gente no ignora y por eso estaban allí.” (3)
El Grupo de Artillería 3 en su historia oficial relata así su llegada a Malvinas y su bautismo de fuego en las islas:
“El Grupo de Artillería 3 arriba a las islas el día 14 de abril a las 07:50 horas, conformado por un Escalón Comando y Servicios y tres Baterías de Tiro a seis piezas, obuses Oto Melara calibre 105 mm de 10 km de alcance.
El día 27 de abril, a las 19:50 horas, se recibe en el Puesto Comando del Jefe del Grupo de Artillería 3 la novedad de que el Radar del RI 3 detectó presencia de elementos extraños y desconocidos al sur de Puerto Argentino. A las 21:35 horas la Batería de Tiro “B” abre fuego sobre probables lanchones de desembarco enemigos captados por el Radar del RI 3 y ratificado por la observación visual de los observadores adelantados de la Unidad, en un lapso de dos horas se disparan 160 proyectiles.” (2)
De allí en adelante se convierten junto con el Grupo de Artillería Aerotransportado 4 en el apoyo artillero a la infantería que combatía en el frente.
Alberto fue destinado como oficial de enlace de artillería al Regimiento 7 de Infantería, que ocupó posiciones en el Monte Longdon.
“Había elegido el lugar de donde ejercer su misión de observador adelantado, dentro de las posiciones de la primera sección de la Compañía B del Regimiento de Infantería 7, cuyo conjunto, dividido en cuatro secciones, debía retener el Monte Longdon. Desde esa posición podía reglar el tiro de la artillería de cañones de 105 mm. de la batería C, asentado a una distancia aproximada de 800 metros del monte y del Grupo de Artillería Aerotransportada 4, con la misma Boca de Fuego Otto Melara, a unos 2.000 metros, en una misma línea en dirección a Puerto Argentino, distante 5 kilómetros aproximadamente de la misma elevación.
Había encontrado una MAG por lo que había dejado su FAL, que era el arma de dotación.
Al mediodía de ese mismo día, advirtió movimiento de tropas y helicópteros británicos unos 2.000 metros delante del reducto defensivo constituido en el Monte a defender, por la infantería argentina del regimiento referido, y bajo su dirección se efectuó un bombardeo sobre el lugar, comprobándose, después de efectuar 500 disparos, la cesación de los movimientos y del vuelo de helicópteros enemigos.” (1)
“Después del bombardeo efectuado por la artillería argentina aquel mediodía, bajo la dirección del reglaje de Ramos, las fuerzas enemigas se replegaron o se cobijaron detrás de accidentes del terreno que protegieran su integridad.
A esa altura del año, el día se pone a las 16, y muy rápido oscurece totalmente. En ese día, 11 de junio, la luna aparecía a las 20. Esto brindaba a los británicos la oportunidad de desplazarse durante cuatro horas y de combatir luego con luz lunar durante nueve horas, límite en que la luna caía bajo la línea del horizonte. A las 16.30, detectado por Ramos nuevamente movimiento en la misma área, se ejecuta fuego de artillería sobre blancos localizados y batidos con eficacia. Este fuego continuó con las intermitencias propias de los cambios de posición, la identificación de blancos después de haber obtenido por fuego de artillería iluminación de bengalas, y de observar el batido de blancos por los cañones sin retroceso y ametralladoras de los defensores de las posiciones en el Monte Longdon hasta las 19. A las 20:30, una fuerte explosión próxima a las posiciones argentinas denunció el avance británico, más acá del punto observado por Ramos y bombardeado por nuestra artillería. Al producirse esta novedad, Ramos pidió fuego de bengalas para ubicar las posiciones de infantería enemiga y él mismo comenzó a disparar sobre los blancos que pudo ubicar con su MAG.
En algunas de sus comunicaciones, señaló que tanto las bengalas enemigas como las propias iluminaban las posiciones de ambas fuerzas, tal la proximidad que había entre ellas.” (1)
Lo demás es historia conocida, no retrocedió ante el enemigo, por el contrario permaneció en su posición de avanzada, batiendo al enemigo con el fuego de artillería, que él reglaba como observador adelantado, y con el fuego implacable de su ametralladora MAG, como lo cuenta el Sargento Granero.
Como Belgrano en Tucumán, cuando le ordenaron retroceder, él presentó batalla, no en vano había sabido de su ejemplo y valor en sus años de Liceo. Como tantos otros liceístas empeñados en la batalla de Malvinas, supieron combatir con honor y cumplir con el juramento a la bandera de dar la vida por ella si fuera necesario. En los momentos que nos tocan vivir queda claro la clase de hombres que forman los Liceos Militares, forjados en el amor a la patria, y en el sacrificio por sus principios, dispuestos a dejar la vida por la celeste y blanca.
---------------------------------------------------------------------------------
 
3 de JULIO
“Yo no quería recordar nada de la guerra, tenía mucha bronca”
Hosco, casi aislado, el “gringo” Francisco Fherenbacher fue hallado en un monte de Concordia.
Por Vernónica Toller. 
Concordia. Enviada Especial
El sabe que fue hace casi 30 años. Sabe que la vida siguió, y que él es un sobreviviente. Pero de tanto echar cerrojos, de tanto tapiar los recuerdos, terminó por acorazarse en el silencio. Dicen los veteranos que fueron a buscarlo que lo encontraron sentado en una silla, en alpargatas y sin medias, hosco, encerrado para adentro. Para adentro de él mismo. Y que los vecinos lo calificaban de “medio perdido, medio agresivo, definitivamente raro”.
Hoy, ya es otro. Alto, porte germano y sonrisa leve, Francisco Fherenbacher ha sido encontrado. “Cabo 1º maquinista”, dice ahora con visible orgullo este ex combatiente de Malvinas.
Nunca hablaba de eso, no quería acordarse. Tal vez por eso, en el pueblo, cuando alguna vez lo mencionó, nadie le creyó .
Sus ex compañeros de guerra del Destructor ARA Comodoro Py lo habían buscado por años y acabaron dándolo por desaparecido. Que se había ido al extranjero, pensaron. Que se había suicidado. Ni siquiera había cobrado una pensión. No estaba en Corrientes, donde había ido tras darse de baja. Nada.
La vida, con esos giros raros que da a veces (“la mano de Dios”, diría Guillermo Pérez, presidente del Centro de Ex Combatientes de Concordia) tenía preparado su regreso. Ocurrió así: “El 26 de mayo nos llama el Intendente de La Criolla –cuenta Pérez–. Querían poner el nombre de un ex combatiente a la nueva aula de informática de la Escuela. Pensamos en algún veterano local, pero nadie sabía de ninguno. Un alumno dio el nombre de Fherenbacher y aclaró que andaba medio loco. Roxana Lanner, que trabaja en la escuela, dijo que su madre lo conocía de chico y que había estado en el ARA Py. Buscamos en los registros digitales y no lo encontramos. Pensamos que era mentira. Roxana persistió; fue a la Policía, averiguó el DNI y encontró el dato: Cabo 1º maquinista”.
Fue recién en el desfile del 20 de junio en Concordia, cuando Pérez logra que otro sobreviviente de la guerra, Roberto Uzín, marino de profesión, diera con la memoria correcta: “Sí, estuvimos juntos en la Armada desde 1974 y juntos en Malvinas.
Llévenme a verlo y lo reconoceré ”.
Llamaron al Edificio Libertad. Figuraba Fherenbacher pero con la H cambiada de lugar, y con error en el documento. Por eso no lo encontraban.
Así que marcharon. Iban con ciertos temores; la gente decía que era un hombre extraño y que, a veces, rompía cosas. Que había estado en la Sala 8 de Salud Mental del Hospital Felipe Heras. Llegaron a un campo sin alambrados, con una casa rodeada de malezas, despintada de rosado antiguo y casi ningún mueble. Allí estaba Fherenbacher. Solo durante el día (vive con su hermano menor Luis, que sale temprano a trabajar y vuelve de noche). Con una mordedura de perro en la muñeca, infectada y sin curar. Sentado como quien se resigna.
Somos ex combatientes , se presentaron de lejos
Yo también , gritó él.
Ahora, Fherenbacher camina erguido, con su medalla de ex combatiente al pecho, buzo polar beige, jeans, zapatos, gorro azul. Sus amigos, los veteranos, le llevaron todo eso. Y comida. Algunos vinieron desde 700 kilómetros de distancia para verlo.
Tiene 57 años. “No aparento, ¿eh?”, se ríe. En 1986 pidió la baja. “Yo no quería recordar. Sólo hablaba de la guerra a veces, con mi hermano. Ahora vinieron los ex combatientes, comimos un asado. Claro que estoy contento; hay compañeros que hace 30 años no veía”, cuenta.
Los recuerdos aparecen deshilvanados. “Yo sabía que había pensiones del Gobierno pero no fui a buscarlas. No quería nada. La bronca…, la bronca de que nos engañaban… La Marina; que estábamos ganando la guerra, decían… Pero íbamos perdiendo. Murieron compañeros. El Comandante nos mandó, unos al General Belgrano y otros al Py. Yo tenía que ir al Belgrano y al final fue un compañero, y yo al Py. Murió allá. Si yo hubiera estado en el Belgrano no estaba acá. Cuando un barco se hunde se hace un aire que te chupa para abajo… Se murieron…”.
Ahora, con los encuentros, dice que está contento. Se tapa los ojos claros con las manos y queda callado. Cuando las quita, tiene brillosa la mirada. Lo que había quedado atrás vuelve. “Pero no me pone mal”, dice. Recuperó 30 años de golpe. Pérez lo explica a su modo: “A veces nos hace falta reencontrarnos para llorar. En la guerra, uno ama a Dios y al compañero, nada más. Si el compañero vive, uno también puede vivir”.
En estos años, Fherenbacher se casó, tuvo tres hijos, se separó, vivió de changas. Habita la casa que sus padres construyeron en 1946. “No trabajo ahora. Mi hermano me ayuda”. Los ex combatientes lo llevaron a la Policía y a la ANSES para sacar documento y gestionar pensiones. Físicamente no está bien, dicen ellos. Pero comenzó a recuperar el espíritu. Ahora, un aula de la escuela lleva su nombre. El ex combatiente desaparecido ha sido encontrado. Volvió a llorar con los suyos. Volvió a mirar los recuerdos a la cara. Francisco Fherenbacher está de vuelta.
Para algunos será el destino, para otros la suerte. Quizás fue un poco de ambos lo que le salvó la vida a Francisco Fherenbacher, porque a este cabo primero le podría haber tocado pelear en el Crucero General Belgrano como en el Destructor Comodoro Py. Por decisión de su comandante le tocó el segundo y así evitó vivir una de las peores pesadillas que tuvo la Guerra de Malvinas.
El 1 de mayo de 1982, el Belgrano partió a interceptar los buques británicos que podían llegar desde el Pacífico. Al día siguiente, dos torpedos del submarino Conqueror lo hundieron. De los 1.093 tripulantes, 323 murieron en las heladas aguas del Atlántico. Los muertos del Belgrano suman casi la mitad de los 649 que dejaron los 74 días que duró la guerra. Junto con el combate de Monte Longdon, el hundimiento del Belgrano fue uno de los golpes más duros del conflicto que empezó el 2 de abril y terminó el 14 de junio de 1982.
Suerte y destino, a Fherenbacher le tocó subirse al Comodoro Py, uno de los seis destructores que tuvo la Armada argentina.
 
-----------------------------------------------------------------------------------
Petrolera británica busca financiación
La exploradora británica de petróleo Rockhopper Exploration (RKH. L: Cotización) aseguró estar en tratativas con bancos sobre el financiamiento para desarrollar el petróleo que encontró en las islas Malvinas.
La empresa señaló ayer que el desarrollo del hallazgo Sea Lion, el cual considera cada vez más comercialmente viable, según resultados de evaluaciones preliminares, requeriría un “financiamiento adicional considerable”.
La apertura de una nueva cuenca productora de crudo en las islas tomará más tiempo que en una región establecida, dijo Rockhopper, agregando que por lo tanto había comenzado reuniones iniciales con bancos prestamistas.
“Esperamos que el financiamiento para el desarrollo llegue de una serie de fuentes, incluyendo participantes de la industria, prestamistas basados en reservas y el mercado de acciones”, dijo la empresa en una declaración, según señaló la agencia Reuters..
Las acciones de la empresa, que subieron 31 por ciento en el último mes, tuvieron su último cierre a 269 peniques, lo que da a la empresa un valor de 684,7 millones de libras (unos 1.000 millones de dólares).
--------------------------------------------------------------------------------
La empresa Rockhopper empezó a trabajar en las islas y lo hace en un volumen superior al de yacimientos argentinos. Estaría aportando en períodos breves un volumen equivalente a 800m3 diarios. Pero todavía deben efectuarse otras perforaciones adicionales, señaló el diario BAE.
Rockhopper Exploration sigue empeñada por estos días en verificar si el hallazgo de petróleo aportado por el pozo identificado como Leones Marinos (Sea Lion) en aguas de Malvinas tiene capacidad de soportar un rendimiento de crudo estabilizado en el tiempo.
Según previsiones preliminares, ese pozo que está comenzado a ser testeado podría arrojar 5.508 barriles diarios de líquidos, volumen que sería un rango atractivo como para sustentar una explotación comercial aceptable.
Claro que para atajarse de los indicios obtenidos hasta ahora en forma parcial, Rockhopper aclaró que todavía debe concretar otras perforaciones en esa zona del Mar Argentino cuyos resultados deben estar en línea con el descubrimiento preliminarmente anunciado.
Los vestigios de hidrocarburos de ese pozo marino habrían sido obtenidos en una profundidad comprendida entre los 2.379 y 2.465 metros.
Los testeos que efectúa la compañía británica en Sea Lion estarían limitados por los problemas que plantea una actividad divorciada de todo soporte de infraestructura logística, lo que encuentra en la falta de almacenaje su mayor dificultad de sustentabilidad.
De confirmarse fehacientemente las favorables perspectivas de las exploraciones del pozo Sea Lion, la Argentina podría desatar una serie de represalias que agravarían en forma ostensible la vida de la población kelper distante a 700 kilómetros del continente argentino y a más de 14.000 kilómetros de la Gran Bretaña.
Atento al millonario costo financiero emergente de haber desplazado hace poco más de un año a una plataforma exploradora como la Ocean Guardian no debe llamar la atención que Rockhopper esté esforzada en obtener mayores resultados técnicos y económicos de esa campaña perforadora, informó de manera exclusiva el diarioBAE.
Las tareas de la petrolera británica fueron comentadas en una reunión efectuada ayer por el Club del Petróleo en la que el experto Eduardo Barreiro disertó sobre las perspectivas existentes en el país en materia de explotación de yacimientos de gas y crudo no convencionales, que hasta ahora existen bajo la presunción de recursos que no pueden evaluarse como reservas efectivamente disponibles.
“Piratas” se roban a gran escala el petróleo de Malvinas
Por Crónica
Frente a esas tareas que Rockhopper desarrolla en una atmósfera de creciente enfrentamiento con la Argentina, ayer el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, al hablar en la Escuela de Defensa Nacional en un seminario sobre “La relación estratégica entre América latina y China” agradeció al embajador de ese país asiático –Yin Hengmin– el apoyo brindado en la disputa de soberanía que se mantiene con Gran Bretaña.
Ese pronunciamiento, advirtió Puricelli, está fundado en los antecedentes históricos, geográficos y jurídicos de la Argentina, que China “se comprometió a mantener en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, destacó Hengmin.
Las evaluaciones que genera el accionar de Rockhopper es asimilable a la aventura exploradora lanzada por otras compañías, como Desire Petroleum, cuyos resultados tienen en vilo a la población de esas islas en la que la dotación militar de la base de Mont Pleasent es casi similar al número de habitantes de Port Stanley.
Con una comunidad kelper embretada en ratificar su subsistencia económica y política, las pesquisas petroleras amagan activar un agravamiento de ese conflicto que se arrastra desde 1833, fecha en la que consumó el desalojo militar del gobernador Luis Vernet destacado en Malvinas por la entonces Confederación Argentina.
Ante la total falta de diálogo que predomina entre las partes en conflicto, la presidenta Cristina Fernández juzgó en fecha reciente a Gran Bretaña como una “burda potencia colonial en decadencia”. Pese al divorcio que la postura de Londres tropieza en el contexto internacional y especialmente en el ámbito regional, no cabe otra cosa que interpretar que los resultados del conflicto bélico de 1982 todavía configuran un llaga sin restañar para los políticos de la Gran Bretaña.
Sólo la postura adoptada a mediados de la década del sesenta por el ministro laborista Harold Wilson fue capaz de dar paso a una instancia negociadora que maduró en la firma de la resolución 2.065 de la Organización de las Naciones Unidas.
A partir de ese documento internacional la compañía LADE comenzó a brindar vuelos semanales entre Comodoro Rivadavia y Puerto Stanley, que mejoraron en forma ostensible la calidad de vida de la población de las islas. Inclusive el Estado argentino llegó a construir una pequeña pista de aterrizaje en la que la ex YPF llegó a desembarcar apreciados cargamentos de GLP.
Transcurrido el conflicto de 1982, durante el gobierno de Carlos Menem la Gran Bretaña aceptó suscribir en 1996 un documento en Nueva York que abrió una instancia de cooperación en aguas del ángulo Sudoccidental de Malvinas a fin de facilitar exploraciones conjuntas de hidrocarburos.
Sin embargo, la posterior falta de avances concretos determinó luego al ex presidente Néstor Kirchner a denunciar ese frustrado documento bilateral. Para Gran Bretaña ciertos resabios de su pasado colonial como la posesión del peñón de Gibraltar, sustentada al menos en un específico tratado (Utrecht) firmado por España en 1713, aparece por completo reñida frente a todos los avances concretados en materia de descolonización en la década del sesenta.
La presidenta Cristina Fernández advirtió en fecha reciente que la defensa de los recursos naturales configura una de las grandes batallas que están en camino de darse en todo el mundo. Otro dato estriba en la postura que ante el conflicto de Malvinas pueda adoptar Estados Unidos.
En 1982, tras ciertos devaneos de mediación, el país del Norte finalmente se terminó alineando con Gran Bretaña al punto de entregarle valiosos cohetes como el Sidewinder, que ayudaron a frenar los castigos infligidos por la Fuerza Aérea a la Royal Navy.
----------------------------------------------------------------------------------------
 
La Argentina llevó al Mercosur su malestar con Gran Bretaña por Malvinas
 
El canciller Héctor Timerman renovó sus críticas al ministro de Defensa del Reino Unido, Liam Fox, quien había dicho que, de ser necesario, utilizaría el poder naval para garantizar la ocupación de las Islas Malvinas. "Es un nuevo acto de agresión", aseguró
 
"(Este) nuevo acto de agresión del Reino Unido a través de su ministro de Defensa demuestra su desprecio por el Derecho Internacional y por todos y los reiterados llamados de la comunidad internacional a sentarse a negociar con la República Argentina", dijo
El canciller hizo estas declaraciones durante su alocución en la 41 Cumbre de jefes de Estado del Mercosur, que se realiza hoy en Paraguay, con la ausencia de Cristina Kirchner por consejo médico.
"Esta actitud militarista en el Atlántico Sur no sólo contrasta con la vocación de mi país de ofrecer una solución pacifica al conflicto, sino con la decisión que oportunamente hemos adoptado en conjunto de declarar el Mercosur como una zona de paz", completó.
Timerman utilizó el foro regional para responder a las declaraciones de Fox, quien había asegurado que de ser necesario utilizaría el poder naval para garantizar la ocupación de las Islas Malvinas.
El canciller, que elogió la presidencia pro tempore del Mercosur por Paraguay y pidió por la puesta en marcha del parlamento del bloque, giró su discurso hacia los esfuerzos por "defender unidos" la soberanía.
Timerman agradeció el apoyo del Mercosur a los "legítimos, irrenunciables e imprescriptibles derechos de la Argentina en la disputa de soberanía concerniente a la cuestión de las Islas Malvinas".
"Sin perjuicio de que la ocupación ilegal de esta parte del territorio argentino por Gran Bretaña ha sido protestada de manera ininterrumpida desde 1833, la República Argentina no ha dejado de manifestar su voluntad de negociar para encontrar una solución pacifica a la disputa", agregó el canciller.
"Lamentablemente nos hemos encontrado con injustificada y sistemática negativa del Reino Unido a reanudar las negociaciones de soberanía con nuestro país, siendo aquél el único país responsable de la creación y perpetuación de esta anacrónica situación colonial", concluyó.
-----------------------------------------------------------------------------------
Nuevo cruce con el Reino Unido por Malvinas
EL CRONISTA Buenos Aires
El Gobierno rechazó ayer “enérgicamente las lamentables” declaraciones del ministro de Defensa británico, Liam Fox, quien amenazó con usar el poder naval si fuera necesario para garantizar la ocupación de las Islas Malvinas. Tenemos ya (aviones de combate) Typhoons estacionados en la zona y enviamos un mensaje muy claro de que tenemos el poder naval si fuera necesario y el compromiso de garantizar que las Malvinas se mantendrán libres y su pueblo disfrutará de la liberación por la que luchamos tan duro hace 30 años, amenazó Fox.
La Cancillería, en un comunicado, fijó la postura del gobierno nacional al señalar que el Reino Unido continúa demostrando su desprecio por el derecho internacional al desoír los reiterados llamados de la comunidad internacional a sentarse a negociar con la Argentina para resolver la disputa de soberanía. Recordó que recientemente el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas y la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos han renovado los mencionados llamados”.
Las declaraciones del ministro británico ponen de manifiesto una vez más la actitud militarista del Reino Unido en el Atlántico Sur, que contrasta con la vocación por una resolución pacífica del conflicto consistentemente sostenida por la Argentina, argumentó el gobierno nacional a través del Ministerio de Relaciones Exteriores.
-------------------------------------------------------------------------------
Todos con Malvinas
Por Fernando Krakowiak
Desde Asunción
Los presidentes del Mercosur respaldaron en su declaración final de ayer el reclamo argentino de soberanía sobre las islas Malvinas. El bloque regional ya había emitido un comunicado similar en junio de 1996 y ahora volvió a hacerlo en respuesta a las declaraciones del ministro de Defensa británico, Liam Fox, quien el lunes aseguró que “los políticos al otro lado del mundo pueden cansarse” con sus reclamos, pero las Malvinas seguirán como hasta ahora porque Gran Bretaña dispone de aviones de combate en la zona para utilizar “si fuera necesario”.
En el punto 19 del comunicado los presidentes reafirmaron los términos de la Declaración de Malvinas firmada el 25 de junio de 1996 en Potrero de los Funes, San Luis. Asimismo destacaron que la adopción de medidas unilaterales no resulta compatible con lo resuelto por las Naciones Unidas y recordaron el interés regional en que la disputa alcance cuanto antes una solución, de conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas y las declaraciones de la Organización de los Estados Americanos, de la Unasur, del propio Mercosur y de otros foros regionales y multilaterales. Fuentes de la delegación argentina destacaron a Página/12 que la cita de esos foros no es casual. En todos los casos respaldaron la posición argentina y lo que se buscó dejar en claro en el comunicado es el creciente aislamiento de la posición británica en esta disputa.
Además, los presidentes del Mercosur reafirmaron su compromiso de informar al gobierno argentino sobre aquellos buques o artefactos navales cercanos a las islas con cargas destinados a las actividades hidrocarburíferas y/o mineras, así como a impedir “el ingreso a sus puertos de los buques que enarbolen la bandera ilegal de las islas Malvinas”. El canciller Héctor Timerman agradeció ayer el respaldo durante su intervención y le respondió con dureza al ministro de Defensa británico. “Argentina no aceptará, bajo ningún concepto, provocaciones belicistas y continuará cumpliendo con sus obligaciones de miembro responsable de la comunidad internacional, actitud que se contrapone con la del Reino Unido”, sostuvo.

Compartir

NOTICIAS

La Causa Malvinas fue defendida por jovenes fueguinos ante la resistencia planteada por otros representantes

Representantes juveniles de otras provincias consideraron innecesario volcar, en el documento final, la defensa de la soberanía argentina en las Islas Malvinas, pero primó el planteo de los fueguinos y la expresión fue aprobada en el Parlamento Juvenil Mercosur.
Río Grande.- La delegación de jóvenes fueguinos integrantes del Parlamento Juvenil del Mercosur, cerraron su participación en la cámara de Diputados de la Nación, con una fuerte defensa de la soberanía argentina en las Islas Malvinas y por la extensión de la Ley 19.640 para mantener el polo industrial en Tierra del Fuego.
Sobre la Causa Malvinas, el parlamentario fueguino Ignacio Panighetti expresó que ese punto fue resistido por parte de los estudiantes de otras provincias, quienes sostenían que no era necesario incluir la defensa de la soberanía sobre las Islas en el documento final.

>> VER MAS

Identifican a otro Soldado Argentino en el cementerio de Darwin en Malvinas y ya son 103

Se trata de Víctor Rodríguez, de Lomas de Zamora, quien falleció el 10 de junio de 1982 en el Monte Longdon.
Un nuevo soldado argentino fue identificado en el cementerio de Darwin en las Islas Malvinas y ya son 103, según informó este viernes la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, en el marco del Plan Proyecto Humanitario Malvinas.
Se trata de Víctor Rodríguez, oriundo de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, que falleció el 10 de junio de 1982 en Monte Longdon.

>> VER MAS

El 5 de diciembre traerán al continente los restos de un Caído en Malvinas

El cuerpo del capitán Luis Castagnari será llevado desde el cementerio de Darwin a Río Cuarto. Es el primer traslado tras la guerra.
"Siento mucha paz porque era una promesa sin cumplir. Era un peso muy grande que tenía y las veces que estuve en Malvinas le pedía perdón porque no la podía cumplir". Con estas palabras, María Cristina Scavarda de Castagnari describió en conversación desde Río Cuarto con Clarín los sentimientos que la atraviesan hoy: finalmente, logró su cometido, ese que lleva gestionando desde hace 36 años.

>> VER MAS