Comunicado de Fundación Malvinas referente al desplazamiento del VGM Alejandro Betts

Fundación Malvinas, Organización no gubernamental, conformada por Veteranos de Guerra y distintos actores de la comunidad fueguina comprometidos con la Causa Nacional Malvinas, nos sentimos deshonrados y altamente ofendidos con la decisión tomada por la Cancillería Argentina de desplazar al VGM Alejandro J. Betts como peticionante argentino ante el Comité de Descolonización de la ONU.
El Veterano de Guerra Alejandro Betts, nativo de las Islas Malvinas, fueguino de nacimiento, por nacer en tierra que forman parte integrante de la actual Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur...

 

El Veterano de Guerra Alejandro Betts, nativo de las Islas Malvinas, fueguino de nacimiento, por nacer en tierra que forman parte integrante de la actual Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, debido a sus años de investigación, análisis, verificaciones, evaluaciones y consideraciones de distintas fuentes comenzó sostener que “Argentina tenía derechos absolutos sobre el territorio insular”, poniendo en duda la pertenencia de las islas al Reino Unido y defendiendo desde 1976 la soberanía argentina en las Malvinas, viviendo aún en ese territorio.

Durante la reocupación argentina de las Malvinas en 1982, Betts asistió a las tropas argentinas para obtener suministros cuando los comerciantes isleños se negaron a colaborar. Como trabajaba para LADE, que forma parte de la Fuerza Aérea Argentina, debió trasladar cargamento y soldados argentinos a lo largo de todo el conflicto. Debido a ello, Betts es considerado Veterano Civil de la Guerra de Malvinas por el Ministerio de Defensa Argentino.

Apenas finalizado el conflicto armado decidió por propia voluntad trasladarse a la Argentina continental, radicándose en la provincia de Córdoba, donde habita hasta la actualidad.

Desde su llegada al continente comenzó a dar en forma ininterrumpida conferencias y debates a lo largo de todo el país afirmando la Soberanía Argentina sobre las Islas del Atlántico Sur. Escribió libros e incontables artículos con las razones con que cuenta Argentina para reclamar sin dudas la potestad sobre estos territorios.

Desde noviembre de 1982 ha formado parte de la comitiva argentina como peticionante ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, defendiendo y enriqueciendo la postura argentina de reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

Los altibajos de la política argentina a lo largo de nuestra historia en torno a los reclamos sobre Malvinas nos ha llevado desde la postura de sumisión y entrega de los años 90, hasta la rígida postura de 1982 que desembocó en una guerra no deseada. Todo esto nos ha enseñado que la única manera de lograr entendimientos de las partes es a través del diálogo. Con una firme y decidida política de Estado. Jamás la humillación del cipayismo.

En 1982 cuando finalizó la guerra, las partes firman un cese del fuego, no una rendición incondicional. Argentina no había obtenido el triunfo militar y el territorio, pero logró que la Cuestión Malvinas se haya difundido en el plano internacional. Tal es así que en noviembre del mismo año, la ONU insta a Gran Bretaña y a nuestro país a resolver el problema de soberanía por la vía del diálogo, apoyando la postura argentina.

Entre noviembre de 1989 y febrero de 1990 en la ciudad de Madrid, se firman entre los gobiernos de Argentina y el Reino Unido los llamados Tratados de Madrid.

Desde ese momento Inglaterra adquiere el derecho de controlar todos los actos de las Fuerzas Armadas de la República Argentina (conforme lo establece el artículo 52 A - B y C del Tratado).

Este Acuerdo dispuso compartir la soberanía marítima desde el paralelo 45 S al 60 S; y además entrega los recursos económicos de pesca e hidrocarburos a Gran Bretaña, dándole la potestad de controlar nuestros mares. Virtualmente se convierte en una soberanía compartida.

Al pueblo argentino, se le hizo creer que las negociaciones con Gran Bretaña habían regresado luego de ocho años, se había logrado firmar la “paz” con el país que invadió las islas Malvinas en enero de 1833, y provocó el conflicto de 1982.

El pueblo siguió y creyó el engaño, gracias a los medios masivos de comunicación. Y, al día de hoy, jamás se ha enterado de cuanto ha perjudicado y sigue perjudicando este “Acuerdo” a la Nación entera.

La guerra no se perdió en 1982, sino en un escritorio en 1989, bajo la firma de Menem y de Cavallo regalando a Gran Bretaña todo lo que ellos pretendían. Y es ahí donde finaliza el conflicto, y en donde realmente a los argentinos se nos hace perder toda dignidad.

El Acuerdo Farodi – Duncan, firmado por el actual Gobierno nacional en septiembre de 2016, no hace más que reflotar el vil Acuerdo de Madrid, en el capítulo referido al Atlántico Sur en el que se acuerda "remover todos los obstáculos que limiten el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo pesca, navegación e hidrocarburos", sin hablar de Soberanía. Esto es sólo una nueva entrega de esa Soberanía al Reino Unido.

La época de las “relaciones carnales” con el Reino Unido han regresado, como siempre con un único favorecido, Gran Bretaña y, como siempre, con la complicidad de los gobiernos argentinos.

Obviamente un obstáculo en este tipo de relaciones carnales es la postura del Defensor Argentino de la Causa Malvinas ante los estrados internacionales, el VGM Alejandro Betts, y el obediente Gobierno Argentino se ha encargado de “correrlo” del medio entendiendo que tiene “un discurso agresivo con los Británicos, contrario a la política exterior del gobierno”, una política de sumisión y vergüenza que como Institución rechazamos y condenamos.

Fundación Malvinas hace saber que repudia tal decisión de desplazar al Veterano de Guerra Alejandro J. Betts de integrar la comisión argentina como peticionante ante las Naciones Unidas e insta al Gobierno Nacional a tomar conciencia y sentido de pertenencia sobre estos territorios y lo que para el Pueblo Argentino significan, obedeciendo el mandato que este pueblo les dio en 2015 de defender la integridad territorial y los intereses de la Nación Argentina.

Galería de fotos

Archivos

- Comunicado Fundación Malvinas sobre Alejandro Betts

Compartir

NOTICIAS

"Los isleños no son 'vecinos' sino habitantes de una tierra usurpada"

De: Alberto Asseff
El diputado del Mercosur y presidente nacional del partido UNIR, Alberto Asseff, declaró al programa 'La Brujula' que "los isleños presumen ser un 'pueblo vecino' y nos proponen cooperar para preservar el ambiente, los recursos del mar y otros aspectos. Parece bondadosa e inocua la oferta, pero tenemos la responsabilidad de advertir que ellos - que no superan las 2.500 personas - pretenden lograr una independencia ficticia para asegurar la perduracion del implante colonial en los mares australes de nuestra soberanía, con proyección hacia la Antártida, que nos pertenece con los mejores títulos y razones que ninguna otra nación del planeta".

>> VER MAS

Malvinas: los isleños apuestan a una "relación normal de vecindad" con la Argentina

Cinco de los ocho legisladores de las islas proponen "trabajar juntos" para "beneficio de ambos pueblos"
Puerto Argentino (Enviada especial).- Colaboración, cooperación, cumplimiento de acuerdos, discusiones francas. La Asamblea Legislativa que gobierna las islas Malvinas apunta a tener una "relación normal de vecindad" con la Argentina , propone concentrarse en áreas en las que se puedan conseguir "avances" -no en la disputa de soberanía- y sugiere dejar las diferencias a un lado para proteger el medio ambiente y los recursos naturales.

>> VER MAS

Cuestión Malvinas: Bien dicho, Mr. Kent

Finalmente, el embajador británico en la Argentina, Mark Kent, ha reconocido la existencia de la “disputa de soberanía” bilateral entre la Argentina y el Reino Unido por las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.
Las afirmaciones de Kent en la completa entrevista que publicó Clarín el pasado domingo podrían ser, realmente, el comienzo de un diálogo más serio, sincero, efectivo, equilibrado y de buena fe que el que mantienen los dos países desde 2016, tras el acuerdo internacional Foradori-Duncan.

>> VER MAS