El simpático Embajador Kent

De: Dr Cesar Lerena {cesarlerena@gmail.com}
La entrevista que Natasha Niebieskikwiat le hizo al embajador británico el pasado 10 de febrero para Clarín, ratificó, que es una periodista sin concesiones y, que Mark Kent, aún simpático, es el típico diplomático británico, que nos mira desde arriba del imperio, al que le resulta cómodo el mensaje, pero hace todo lo que puede, para vivir desestructurado como nosotros, lo que hoy, le sería muy difícil en su Reino de origen. Es de los que intentan huir de sus reglas ortodoxas para ponerse la camiseta de Boca y desearían quedarse a vivir todas las noches de Buenos Aires, el Malbec y el bife de chorizo, pero siguen negándose a hablar de nuestra soberanía en Malvinas.

 

Como olvidarse, que los echamos de América en 1806/7, nos ayudaron luego a desplazar a los españoles para quedarse con el comercio, firmaron un Tratado de Paz y Amistad en 1825 y años después en 1833 nos invadieron Malvinas y, viviendo en el Norte, avanzaron y nos ocupan en forma sostenida el Atlántico Sur. Son persistentes estos muchachos. Tienen el síndrome del isleño, el deseo irrefrenable de la ausencia de límites. 
Luego, cientos de años después, como si nada hubiera pasado, Mark nos habla de cuidar los recursos pesqueros, de intereses, medio ambiente y la determinación de los pueblos, como si sus habitantes hubiesen podido ocupar por sí los territorios al sur del sur. Hay cierta hipocresía en el mensaje o este hombre que quiere desestructurarse, lo hace solo con la indumentaria o golpeándose la nariz contra el piso, mientras sigue manteniendo intacto el mensaje colonizador del Reino. Y bueno, no por algo los escoceses mantienen viva la Cruz de San Andrés, fundaron el Partido Nacional que gobierna Escocia, se pronunciaron en contra del Brexit y la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon dice que, cada vez hay más gente favorable a una separación del Reino Unido. Hay cierta bipolaridad en el manejo de los ingleses y, ya se lo había dicho Saturnino Rodríguez Peña al Gral. William Beresford en 1806, «en vez de tratar de dominarnos, porque no se nos liberó de los españoles», como haría San Martín años después con Chile y Perú. Allí se generó la desconfianza, si no hoy, nosotros estaríamos sosteniendo la base misilística en Malvinas. Porque es cierto, somos un tanto indomesticables, pero eso, precisamente, parece ser lo que más le gusta al simpático de Mark, porque él también sabe, que los Faurie, sus antecesores y descendientes, Cancilleres y Vicecancilleres, que hablaron o hablan de cooperación o relaciones carnales, son lo más parecido a ellos, los estructurados, los que tienen un mensaje que no representa la voluntad popular. 
A mí me encantaría negociar con Mark, le diría: digamos todo para afuera que sí y cambiemos este orden que te agobia y del que quieres salir. Pensemos, hoy para ti es todo muy favorable: los ingleses están tratando de ver cómo salen del Brexit; cientos de empresas inglesas se quieren ir a Holanda y otros países de Europa, al igual que profesionales, docentes y residentes de Palma de Mallorca quieren radicarse definitivamente en el continente europeo; millones de escoceses, irlandeses y galeses, seguramente a corto plazo independientes, serán recibidos con los brazos abiertos en la Unión Europea y, me vas a decir ¿que el R.U. está preocupado por los tres mil isleños implantados, que cuando en 1982 se quisieron ir, recién le reconocieron el estatus de británicos? Y, si es verdad, dificulta tu decisión la diplomacia argentina que, cada día te cede más y, cómo haces para decirles que no. Les diremos que no sobre actúen, que ya se parecen británicos, y tengo una idea genial, les recordaremos lo que tú dices: «A veces los embajadores se olvidan, que son funcionarios públicos. Hay que recordar siempre quién es el que está pagando tu salario»
Sí Mark me dice, que «si no actuamos juntos, argentinos y británicos, no vamos a tener más pesca», le diría, eso es muy fácil de resolver: nos devuelven Malvinas y nosotros inmediatamente les adjudicamos permisos y cuotas de pesca por 250 mil toneladas anuales de pescados y calamares y, les enseñamos a pescarlos e industrializarlos. En casa, mi padre me decía: «a la gente no hay que regalarles el pescado, hay que enseñarles a pescar». No solo los ayudaríamos a cuidar el recurso, sino también a procesarlo para que tripliquen sus ingresos. Si ello es muy difícil de entender, entonces, declararíamos esa zona en emergencia ambiental y pesquera, aplicando un "criterio precautorio", porque la captura, efectivamente, como bien dice Mark, está afectando el ecosistema y «no vamos a tener más pesca»
Si me plantea la cuestión de la pesca ilegal, también nos pondríamos rápidamente de acuerdo, porque la Unión Europea ya ha sancionado el Reglamento (CE) Nº 1005/2008 del Consejo el 29 de septiembre de 2008, que está en contra de la pesca ilegal (INDNR), y Mark, entenderá fácilmente, porque está preocupado por la cuestión ambiental que, estando en territorio en disputa por aplicación de las Res. de la O.N.U. Nº 31/49; 2065/65; 3171/73 y 3175/73 no pueden modificarse las condiciones existentes y mucho menos utilizar los recursos naturales de los territorios ocupados mientras exista una disputa territorial. 
En verdad, yo lo veo a Marck con toda la intención de desestructurar a la diplomacia británica y hasta la nuestra; ningún diplomático hasta la fecha se había golpeado la nariz en suelo argentino y lo mostraba en una sincera demostración de humildad. Eso un argentino es incapaz de hacerlo. 
Los argentinos también tenemos que perder esa típica desconfianza que nos caracteriza. Que los británicos hayan firmado los Tratados de Paz y Amistad en 1825 y 1990 y, luego nos invadan y sigan ocupando territorio argentino sistemáticamente e, incluso que se lo facilitemos, agregándoles vuelos a Malvinas y al resto del mundo y, algunas veces al continente y, realicemos investigaciones conjuntas, es solo de "onda". Tiene razón Mark para que vamos a hablar de soberanía, si los isleños de tanto venir al continente no se van a querer quedar a vivir en las Islas. Ah...es que son británicos, no hay problema, les damos la doble nacionalidad. Ah...es que pese a ser británicos tienen derecho a la autodeterminación. Tampoco sería un inconveniente, todos los argentinos tenemos derecho a la autodeterminación, de hecho, cientos de miles de nosotros están viviendo fuera del país y, por cierto, prestando importantes servicios al Reino Unido, como ocurrió con el Premio Nobel César Milstein que hizo sus estudios en la escuela y universidad pública y gratuita de Bahía Blanca y Buenos Aires y, después se pasó años volcando sus valiosos conocimientos allí. Sí Mark, yo creo, que aquí se pueden satisfacer todos los «deseos» de los isleños; hay libertad (hay veces en exceso), respeto a la diversidad, somos «en general» tan cultos como los ingleses y también nos gusta el «Fish and chip». 
Es cierto Mark lo que tú dices, que se pueden hacer «muchos chistes entre nosotros» por ejemplo, lo que tu propones de sacar las sanciones que prevé la Ley Solanas Nº 26.659/11 a las empresas que exploten los hidrocarburos sin autorización argentina en Malvinas y, que también, nos une el mismo reclamo de devolución de Malvinas de los Rolling Stones y Paul Mc Cartney. 
Y que tal, si llevamos todos los habitantes de Malvinas a Spilsby y aumentamos la cantidad de votos en esa población para un nuevo referéndum sobre el Brexit o nos disfrazamos de Superman, mi estimado y simpático Kent.  
 
Dr. César Augusto Lerena
Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Asesor en el Senado de la Nación, Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor, autor de 24 libros (entre ellos "Malvinas. Biografía de Entrega") y articulista de la especialidad.
11 de febrero de 2019 

 
Copyright © *|2019|* *|César Lerena|*, All rights reserved.
*|ILista|* *|César Lerena|*

Our mailing address is:
*|cesarlerena@gmail.com|* 

Compartir

NOTICIAS

"La misión que tenía que cumplir mi viejo la terminamos nosotros"

Los hermanos Yito y Héctor Wilfredo Gaete, vecinos de Santo Tomé, fueron los responsables de entregar en mano una carta que llegaría 37 años después a su destinataria: Manuela Ludueña, madre de Jorge Ludueña quien falleció el 20 de mayo de 1982 en las trincheras de Malvinas.
El encuentro tuvo lugar el pasado domingo 31 de marzo, en la localidad de Las Varillas, una localidad del departamento San Justo, en la provincia de Córdoba.

>> VER MAS

Sí, Veterano de Guerra de Malvinas metido por la ventana

Rafael Alejandro Fernández, suboficial (R) de la Fuerza Armada Argentina, percibirá la pensión de guerra vitalicia por su labor durante el conflicto bélico desde la Base Aérea Militar de Río Gallegos. Su reconocimiento como ex combatiente se resolvió en primera instancia y el fallo quedó firme convirtiéndose así en el primer caso en Santa Cruz que demuestra que la tarea de logística fuera de las Islas también significó estar en guerra.
En noviembre de 2015 Rafael Alejandro Fernández se presentó en el estudio del Dr. Javier Alejandro Stoessel, y así se interpuso la demanda contra el Estado nacional, Ministerio de Defensa y la Fuerza Aérea Argentina con el objeto de que le sea reconocido su carácter de Veterano de Guerra de Malvinas y pueda gozar de la pensión vitalicia como ex combatiente.

>> VER MAS

Malvinas, documentos desclasificados: los partes de inteligencia del "amigo invisible" soviético y los satélites que "espiaron" a la flota británica

Los informes confidenciales que la Unión Soviética le entregó a la Junta Militar de la dictadura durante el conflicto armado de 1982 se convirtieron en el secreto mejor guardado de la guerra. Nadie debía saber que los soviéticos pasaban información clasificada. La intervención de la CIA, los espías rusos y cómo los satélites rusos detectaban a los barcos de la Royal Navy para que fueran atacados por los pilotos argentinos
No se puede definir mejor a la relación que mantuvo la Argentina con la Unión Soviética durante el Proceso, como lo hizo Tato Bores. El genial humorista señaló que la Junta Militar era "anticomunista prosoviética". Ningún analista internacional fue tan preciso.

>> VER MAS