• Destructores Type 42 británicos en el Conflicto del Atlántico Sur (1982) 2/7


    Nace el Type 42. A fin de mantener el destructor lo más compacto posible, su armamento debió limitarse drásticamente. Por ello, debió abstenerse de incorporar el sistema Ikara, misil antisubmarino proyectado originalmente para su instalación en el Type 82.

Publicado el 21 Febrero 2022  por


Nace el Type 42 


Fig.3 – Esquema general del destructor Type 42 o clase ‘Sheffield’ 

A fin de mantener el destructor lo más compacto posible, su armamento debió limitarse drásticamente. Por ello, debió abstenerse de incorporar el sistema Ikara, misil antisubmarino proyectado originalmente para su instalación en el Type 82. Planes para la Royal Navy post-portaaviones inicialmente vislumbraron un casco común que pudiera ser construido tanto en versión Sea Dart como en versión Ikara. Al final resultó más fácil (y económico) reconvertir los cascos de las fragatas de la clase ‘Leander’ para acomodar el sistema Ikara y destinar el Sea Dart a los destructores clase ‘Sheffield’, naciendo así la clase como nave fundamentalmente AAW. 

Las naves de la clase que participaron en acciones de combate en el Atlántico Sur fueron construidas en los astilleros Vickers Shipbuilders Ltd, Barrow-in-Furness (HMS Sheffield (D80) y HMS Cardiff (D108)); Cammell Laird & Co, Birkenhead (HMS Coventry (D118)) y Swan Hunters Ltd, Wallsend-on-Tyne (HMS Glasgow (D88)), entre 1971 y 1976. HMS Exeter, el primero de la serie (Batch) 2, fue botado en 1978, siendo aceptadas dichas unidades al servicio entre 1975 (Sheffield) y 1980 (Exeter). 

La Armada Argentina (ARA) recibió simultáneamente dos buques de la misma clase (Batch 1): ARA Hércules (buque gemelo del Sheffield construido en el mismo astillero que este, botado en 1972) y ARA Santísima Trinidad (construido en Argentina en los Astilleros y Fábricas Navales del Estado – AFNE (Río Santiago) – en 1974). Virtualmente idénticos a sus pares británicos, su principal diferencia con estos últimos consistía en la instalación, a comienzos de la década de 1980, de lanzadores de misiles superficie-superficie Aérospatiale MM38 Exocet (y consolas asociadas). 

Pobres características de navegabilidad (demostradas durante las primeras pruebas de mar) y condiciones de habitabilidad poco apropiadas plagaron a los primeros buques de la clase, cuestiones solucionadas parcialmente con las mejoras introducidas a las naves de la serie (Batch) 2 y luego las Batch 3, construidas a partir de 1978 (cuyas mayores dimensiones en eslora y manga y mayor rigidez de casco mejoraron notablemente sus cualidades de sea-keeping). 


Planta propulsora 

La potencia es provista por una planta propulsora COGOG (COmbined Gas Or Gas) compuesta por dos turbinas a gas Rolls-Royce Olympus TM3B (cada una proveyendo 50,000hp/37.3MW de potencia constante) y dos Rolls-Royce Tyne RM1C (9,900hp en velocidad de crucero @ 18 nudos) transmitiendo a dos propelas por medio de dos ejes independientes. 


Sensores 

Con la cancelación del requerimiento para un radar 3D de búsqueda aérea (Type 988 holandés) para los cruceros de la clase ‘Bristol’, debió encontrarse una alternativa a fin de equipar a los más ligeros Type 42. En última instancia, un radar 2D Marconi concebido en la década de 1950 – y modernizado en la década de 1960 – para defensa aérea con base en tierra, designado Type 965M (con su característica antena doble AKE(2) en forma de bedstead o “catre”) fue usado, radar que, dicho sea de paso, ya se encontraba en servicio en toda una generación anterior de buques – tales como los destructores de la clase ‘County’ y las fragatas de la clase ‘Leander’. 


Fig.4 – Muy didáctica imagen del 'Sheffield' (D80), el primer buque de la clase, mostrando claramente la antena del radar de búsqueda de largo alcance Type 965M y los dos radomos que alojan los directores de tiro Type 909, además de otros sensores 

El Type 965 tenía la importante virtud del largo alcance, gracias al uso de longitudes de onda de baja frecuencia más largas (1.4m aprox.). Sin embargo, adolecía de notables inconvenientes. El tamaño (manga) de la antena seguía siendo considerable. También prescindía de indicación de blancos móviles (MTI – Moving Target Indicator), que permitía distinguir un retorno de radar de un objeto (una aeronave, por ejemplo) del retorno de fondo o clutter (provisto por oleaje o una masa de tierra). MTI era relativamente poco importante en aguas abiertas, pero durante la Guerra de las Malvinas, la ausencia de dicha capacidad hizo muy difícil (y hasta imposible) para los buques británicos detectar a los aviones argentinos sobrevolando tierra antes de emerger sobre el Falkland Sound para realizar sus ataques. El Type 965 fue finalmente abandonado, no precisamente debido a sus inherentes limitaciones (pues para 1982, Marconi ofrecía una versión actualizada – Type 965P – que incorporaba MTI), sino porque, debido al desarrollo de la televisión, no podía ser usado cerca de la costa pues sus emisiones interferían con aquellas de las estaciones de TV. Su reemplazo, el Type 1022, combinó la electrónica del set de búsqueda aérea holandés Signaal (hoy Thales Nederland) LW-08 con una nueva antena desarrollada por Marconi, planeada para un radar más avanzado (que finalmente fue descartado). El Type 1022 fue instalado en los buques de la serie (Batch) 2 en adelante; los de la serie (Batch) 1 permanecieron con sus obsoletos Type 965M cuando cuatro de ellos (HMS Sheffield, HMS Glasgow, HMS Coventry y HMS Cardiff) fueron despachados al Atlántico Sur como parte de la Task Force destinada a recuperar las islas de manos argentinas (solo un destructor Type 42 Batch 2 – HMS Exeter – fue enviado). 


Fig.5 – Radar de control de tiro Type 909 visto sin el domo que usualmente lo cubre 

La nave posee asimismo un radar de navegación Kelvin-Hughes Type 1006, así como un radar 2D de búsqueda de superficie (y objetivos aéreos a baja cota) Marconi Type 992Q. Cuenta, además, con dos radares de control de tiro Marconi Type 909 montados en radomos ubicados sobre la superestructura de proa y popa del barco. Estos permiten iluminación de onda continua para el misil Sea Dart, así como soluciones de tiro (gun laying) para la pieza Mk8 de 114mm montada en la proa. El Type 909, además de ser una pieza pesada de equipo, demostró ser poco confiable bajo condiciones de combate. 


Sonares 

Los buques de la clase ‘Sheffield’ fueron equipados con el sonar de detección y clasificación de contactos sumergidos de escaneo lateral Kelvin-Hughes Type 162M, compuesto por transductores lineales a cada lado del casco. Asimismo, incorporaron un sonar de casco Graseby Type 184M para detección de contactos de superficie; montado en un domo debajo de la quilla, cubría un área de detección cercana a los 360 grados (aunque limitada, por el ruido generado por el propio buque, en un sector estrecho hacia la popa del mismo). 


Suite de autoprotección, defensa y contramedidas 

Para mediados de la década del ’50 ya se habían logrado avances en cuanto a la detección pasiva de ondas de radar. Los detectores de radar ofrecían dos capacidades complementarias: una era la detección de radares de búsqueda naval o de control de tiro de bombarderos aproximándose, mientras que la otra era la detección de radares de superficie, como los que usaría un submarino antes de disparar sus torpedos. La Royal Navy, por las circunstancias previamente discutidas (especialización en ASW), eligió el detector optimizado para submarinos, los cuales por lo general harían un barrido muy breve a fin de localizar su blanco, para luego apagar el radar. Para capturar esa breve y elusiva señal, el receptor tendría que estar operando constantemente en buscar de un blanco en cualquier dirección y en cualquier frecuencia (a diferencia de un radar de un bombardero que trabajaría en un rango de frecuencia estrecho y específico), no obstante sacrificando alcance. Los sistemas británicos fueron designados con la serie ‘UA’. Los avances tecnológicos permitieron, durante la segunda mitad de la década del ’70, diseñar un sistema único integrado capaz de detectar, procesar, clasificar e identificar las señales, comparándolas con una base de datos previamente cargada. El sistema se denominó Abbey Hill (UAA1) y operaba cubriendo el ancho de banda completo hasta banda-J. Fue introducido en la década de 1970 en los destructores Type 42 y las fragatas Type 21 (o clase ‘Amazon’) e incorporaba medición instantánea de frecuencias (FMI). 

La suite de alerta de radar UUA1, si bien competente en su detección y clasificación de pulsos de radar enemigos, no se encontraba enlazada al sistema de contramedidas, puntualmente a los dos lanzadores de chaff (laminillas de aluminio destinadas a confundir el buscador radárico de un misil enemigo) Plessey-Vickers Corvus (cada uno de ellos con ocho tubos orientables disparadores de cohetes Plessey Broad Band Chaff (BBC) de 31’’) ubicados sobre cada banda hacia la popa del buque. Estos debían ser no solamente disparados, sino también orientados (en función del ángulo y altura de detonación de los cohetes – cuestión que debía hacerse modificando el tiempo de detonación de la espoleta de cada cohete en cubierta) y recargados manualmente, lo cual representaba tiempo valioso de reacción que se perdía entre la detección de una amenaza y el despliegue de un cúmulo de chaff alrededor del propio buque y además, limitaba la efectividad de la cobertura de chaff, pues el patrón de dispersión de las laminillas de aluminio propiamente tales, en principio, debe hacerse en función a la frecuencia en la que trabaja el radar de un misil enemigo lanzado contra el propio buque; con todo, resultaba más complejo lograr un patrón de dispersión apropiado para el tipo de amenaza con la que se está lidiando en un momento determinado…



Fig.6 – Lanzador de chaff Corvus en proceso de recarga. En la parte superior, lanzador de bengalas 

Por razones que no se explican, originalmente la Royal Navy no instaló un sistema de interferencia de radar activo en sus Type 42, a pesar de que justo antes del conflicto le fue ofrecido un sistema de contramedidas electrónicas (ECM) enlazado al sistema de alerta de radar pasivo que podía ser activado automáticamente ante la detección de una amenaza. La falta de ECM así como la falta de automatización de la suite de contramedidas probaría ser una desventaja fatal durante el conflicto de 1982. 


Sistema de combate integrado y comunicaciones 

El sistema de combate computarizado (que integra la suite de sensores con los sistemas de armas del buque) instalado en los buques de la clase ‘Sheffield’ fue el Plessey-Marconi Action Data Automation Weapons Set – ADAWS – 4. Como con otros sistemas de su tipo, mucho dependía de las características de la computadora principal: Ferranti desarrolló la computadora del sistema de combate, pero el Almirantazgo sirvió como integrador de sistemas, por lo menos hasta las últimas versiones. Una configuración de 24 bits fue elegida (simultáneamente, la Armada de EEUU eligió computadoras de 30 bits). Como con otras aplicaciones informáticas, el tamaño global del sistema se vio reducido y la performance, incrementada. La computadora original británica original – Poseidon (analógica) – fue sucedida por la serie FM1600 (digital) y después, por la F2420 A la última se le acredita seis veces la capacidad de procesamiento de sus predecesores. 


Fig.7 – CIC del destructor HMS 'Cardiff' (Type 42 Batch 1)


Fuente: FDRA – Malvinas

Derechos Reservados © Fundación Malvinas 2022

Ushuaia - Tierra del Fuego - Argentina
[email protected]