• Malvinas: El ARA Sobral sobrevive a los Skua


    El 3 de mayo fue el ataque de naves de la Royal Navy contra una pequeña embarcación argentina, que pese a haber sido impactada por devastadores misiles y haber perdido a su comandante, pudo mantenerse a flote y navegar de regreso al continente, en contra de todos los pronósticos.

Publicado el 10 Septiembre 2022  por


… Y no pudieron hundirlo
 

 
El aviso ARA “Alférez Sobral” es un pequeño buque destinado a misiones de apoyo a la flota de la Armada Argentina que durante los comienzos de la Guerra de Malvinas se encontraba en la zona de operaciones realizando misiones de patrulla, rescate y salvamento al noroeste del archipiélago.
 
En esa zona lo sorprendió el inicio de las hostilidades del 1 de mayo de 1982, cuando la aviación y la armada británicas atacaron a las tropas argentinas acantonadas en Puerto Argentino y provocaron la reacción de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), que lanzó varias incursiones contra el enemigo, algunas de ellas exitosas, pero al costo de varias pérdidas.
 
Una de esas bajas fue un bombardero Canberra MK 62 que fue derribado por los Se Harriers de la Royal Navy y cuya tripulación fue vista eyectándose de su avión en llamas sobre la Zona de Exclusión británica.
 
Suponiendo que esos aviadores se hallaban con vida en medio de las heladas aguas del Atlántico, el aviso “Alférez Sobral” recibió la orden de dirigirse a la zona de la caída para intentar un rescate.
 
Al mando de esa unidad se encontraba el Capitán de Corbeta Daniel Gómez Roca, un salteño de 39 años que de inmediato puso proa hacia el sector indicado, a pesar de saber que en el mismo podría estar parte o el grueso de la Task Force despachada por Londres para volver a invadir las Malvinas.
 
Las probabilidades de supervivencia de la nave no eran las mejores, ya que se trataba de un buque construido en 1944, armado con un cañón de 40 mm y dos de 20 mm y sin la electrónica necesaria para afrontar un combate con alguna unidad naval o aérea moderna.
El ARA Alférez Sobral llegó a la zona asignada recién a la noche del 2 de mayo, cuando ya se conocía lo sucedido con el crucero ARA General Belgrano, otro venerable recuerdo de la II Guerra Mundial que servía bajo la bandera argentina.
 
Aunque presentían que podían estar cerca de la flota británica, Gómez Roca y su tripulación ignoraban que el radar del destructor HMS Coventry ya los había detectado y había dado la alerta al portaviones HMS Hermes, buque insignia de la Task Force, que despachó un helicóptero de transporte Sea King para verificar la presencia del intruso.
 
En medio de la oscuridad austral los tripulantes del Sobral oyeron la aproximación de la aeronave y Gómez Roca ordenó de inmediato que todos ocupen sus puestos de combate, mientras disponía el cambio de rumbo para abandonar la zona de peligro.
 
El Sea King no representaba en sí una amenaza seria para la nave argentina, pero su sobrevuelo de reconocimiento anticipaba una reacción armada por parte de los ingleses.
 
Efectivamente, un par de helicópteros de ataque Sea Linx, armados con los aún experimentales misiles Sea Skua,  partieron de los destructores HMS Coventry y Glasgow para dar caza al Sobral.
 

Helicóptero Sea Linx HAS.2 con misil Sea Skua. Malvinas 1982
 
A bordo del aviso argentino todos y cada uno de sus tripulantes se hallaban en sus puestos, esperando el próximo paso del enemigo. Lamentablemente, la ausencia de un moderno sistema de detección los obligaba a asumir el combate casi a ciegas.
 
El primer golpe llegó a eso de las 2 de la mañana, cuando por estribor se divisaron unas luces similares a unas bengalas: eran los primeros Sea Skua que disparaba la Royal Navy en combate.
 
Uno de los proyectiles impactó contra una de las lanchas de salvamento, destruyéndola y proyectando una lluvia de esquirlas que hirieron a parte de la tripulación y dañaron el sistema de comunicaciones de la nave. Otro misil pasó a pocos metros del puente, provocando que el encargado de uno de los cañones de 20 mm disparara contra el mismo, creyendo que se trataba de un avión.
 
En el breve instante de calma que sobrevino, Gómez Roca le ordenó a su segundo, el Teniente de Navío Sergio Bazán, que bajara hasta el puesto de radio para que informara sobre el ataque, mientras disponía la inversión del rumbo para estabilizar la nave y ofrecer un mejor campo de tiro para sus pocas armas.


Capitán de Corbeta Sergio Gómez Roca y Capitán de Navío Sergio Bazán, comandante y segundo oficial, respectivamente, del ARA Sobral.
 
La maniobra y el oleaje imperante en la zona confundieron a los radares ingleses que vieron desaparecer al buque de sus pantallas, por lo que asumieron que lo habían hundido. Sin embargo, los helicópteros siguieron en la zona, ante la posible presencia de otra nave.
 
Los sensores de los Sea Linx volvieron a detectar al Sobral unos minutos después y abrieron fuego nuevamente.
 
No se sabe si el comandante Gómez Roca o alguno de los que se hallaba en el puente pudieron ver la aproximación del misil, ese es un dato que se llevaron a la eternidad.
 
Una violenta explosión estremeció al aviso y destruyó la totalidad del puente, provocando la muerte instantánea del capitán y de otros siete tripulantes. Bazán se salvó porque el médico lo había detenido en el camino para revisarle la herida sufrida durante el primer ataque.
 
De esta forma, el Capitán de Corbeta Sergio Gómez Roca se convirtió en el primer comandante de nacionalidad argentina de la Armada en morir en combate.
 
El cuarto de radio también había sido afectado por el impacto del Sea Skua, y sólo se pudo rescatar a un sobreviviente, el cabo Enríquez, gravemente herido.
 
 

Objetivo: Salvar el buque y regresar a casa


Bazán logró subir hasta el puente y descubrió una imagen desoladora:



 
“No había nadie. Todo estaba destruido. En un sector vi fuego, sólo fuego. Entonces me di cuenta que todos los que estaban en ese lugar estaban muertos”.
 
 Las muertes no eran el único problema del buque, ya que el mismo se había quedado sin gobierno y el incendio generado por el incendio amenazaba con expandirse por toda la superestructura.
 
No hubo tiempo para echarse a llorar por los caídos, Bazán asumió el mando de ese despojo flotante  y los equipos de control de daños entablaron un duro combate contra las llamas, mientras el personal de máquinas logró restablecer precariamente un sistema de gobierno.
 
Una vez que el fuego pareció estar dominado surgió un nuevo problema: La explosión había destruido todo el instrumental de navegación, tan vital para orientarse en alta mar y tan necesaria para regresar al continente.
 
Los sobrevivientes se las tuvieron que ingeniar para resolver ese problema recurriendo a los conocimientos básicos de la marinería, tomando en cuenta la dirección de las olas, que antes del segundo ataque venían del norte. Para calcular la velocidad, los maquinistas se basaban en las vueltas que daba el eje de la hélice.
 
Precisamente hacia el norte se dirigió el Sobral con sus 52 tripulantes vivos, que esperaban la llegada del golpe final de los británicos que nunca llegó. Después de navegar durante un día con ese rumbo, Bazán ordenó desviarse hacia el oeste, en dirección al continente.
De entre los restos del puente se pudo rescatar la rosa del compás magnético, inexplicablemente intacta, que fue colocada en la proa entre las dos cadenas de las anclas y que junto a dos brújulas de infantería de marina se convirtió en el improvisado instrumental que los guiaría a su destino.
 
En ese momento tan difícil y en medio de constantes rebrotes de los incendios a bordo, el Teniente Juan Carlos Casal y tres tripulantes solicitaron permiso para izar la bandera de guerra. Como el palo mayor había sido derribado por el ataque, los marinos la izaron en la pluma y formaron frente a ella, rindiendo honores a los caídos y a la insignia nacional, en un gesto que muchos asumieron como un acto de despedida.
 
 

La Fuerza Aérea al rescate

 
De esta forma, el barco comenzó a aproximarse a la Argentina continental, sin saber que desde la misma se había organizado una operación de búsqueda y rescate que involucraba a aeronaves de la Armada y la Fuerza Aérea, además de embarcaciones civiles.
 
El 4 de mayo, el Primer Teniente de la Fuerza Aérea  Miguel Lucero, a los mandos de un helicóptero Bell 212, partió de una base en Comodoro Rivadavia para participar en las tareas de búsqueda del aviso ARA Alférez Sobral, que había sido declarado como desaparecido por la Armada, en la creencia de que el mismo sólo tenía fallas en su sistema de comunicación.
Aviones de ala fija, con mayor autonomía que el helicóptero, extendían su área de exploración en busca del Sobral, pero con resultados negativos, debido a las condiciones climáticas adversas. Por ese motivo se les ordenó regresar a base.
 
Mientras tanto, a bordo del aviso herido las cosas no parecían ir mejor, ya que comenzaron a surgir dudas sobre la exactitud de la navegación, temiendo que el barco se encuentre en una posición muy diferente de la calculada. Para colmo, se generaron nuevos incendios entre las ruinas del puente, obligando a los agotados tripulantes a seguir luchando para que las llamas no terminen de devastar la frágil embarcación.
 
El 5 de mayo, Lucero y su equipo despegaron de Puerto Deseado a las 08:30 de la mañana y se dirigieron hacia el sur. Después de una hora se cruzaron con el buque Cabo San Antonio de la Armada Argentina y con algunos pesqueros.
 
Otra aeronave la Fuerza Aérea, un Fokker F-27, había detectado una embarcación que no respondía a los mensajes radiales, por lo que comunicó la novedad al continente.
 
El helicóptero de Lucero se dirigió hacia el lugar indicado por el F-27, que se encontraba como a una hora y media de vuelo. Pasado ese tiempo, el aviador pudo ver medio de la bruma un pequeño punto perdido en el mar que navegaba a la deriva.
 
Era cerca del mediodía cuando los cansados ojos de los sobrevivientes del Sobral vieron aparecer a lo lejos un helicóptero que se aproximaba a ellos.
 
De inmediato partieron dos bengalas  que fueron avistadas por Lucero, que aceleró en dirección al buque.


El ARA Alférez Sobral visto desde el aire(Revista Gente Nº 878)
 
A medida que el helicóptero se acercaba, sus tripulantes pudieron ver la cubierta superior arrasada del aviso, y recién tomaron conciencia de lo que había sucedido.
 
“Desde arriba pude observar la alegría de la tripulación. Empezaron a revolear las mantas, a saludarnos y a abrazarse entre ellos”, recordaba el suboficial auxiliar Horacio Raúl Deseta, un paracaidista de rescate de la FAA que participó de ese encuentro.
 
Precisamente fue Deseta el primero descender sobre el Sobral, suspendido del cable de la grúa del helicóptero que permanecía en vuelo estacionario a doce o quince metros de altura.
 
La operación no era nada sencilla, ya que había muchos cables y antenas esparcidas por la cubierta del barco. Deseta hizo señas a sus compañeros para que lo depositaran en una pequeña área sobre la popa.
 
Cuando el rescatista fue depositado en ese lugar, los marinos se acercaron para ayudarlo a sacarse el arnés y abrazarlo con lágrimas en los ojos. Pero no había tiempo que perder, Deseta le preguntó a Bazán por los heridos, y éste le señaló que el más grave era el cabo primero Enríquez, por lo que debía ser rescatado en primer lugar.
 

Suboficial Auxiliar de la Fuerza Aérea Horacio Deseta(Revista Gente Nº 878)
 
El suboficial aeronáutico pidió al helicóptero que le envíen una camilla para la evacuación, pero surgió otro problema: fuertes ráfagas de viento azotaban la cubierta y hacían imposible el ascenso del herido. Valiéndose de unas cuerdas, Deseta improvisó un arnés de izado para la camilla, donde ya se había colocado a Enríquez.
 
De esta forma se lo pudo subir al helicóptero, y luego se hizo lo mismo con otros dos lesionados, siendo todos trasladados al hospital de Puerto Deseado. Deseta se quedaría con los heridos menos graves, los muertos y el resto de la tripulación del Sobral.
 
Más tarde se completaría el traslado de los lesionados y los cadáveres al ARA Cabo San Antonio, un buque de desembarco de tanques de la Armada que se encontraba en la zona y que también remolcaría al Sobral hasta Puerto Deseado, donde llegaría durante la tarde de ese día, con toda su tripulación formada sobre la cubierta y con la bandera ondeando desafiante en su improvisado mástil.
 
 La Guerra de Malvinas no significaría el final de la carrera del ARA Alférez Sobral, ya que el mismo sería reconstruido en las instalaciones de la Armada en Puerto Belgrano y volvería a prestar servicios en el Atlántico Sur. Posteriormente, en 2010 recibiría como nuevo destino el apostadero de  la Base Naval Mar del Plata.
 

El  ARA Alférez Sobral se despide de Ushuaia para dirigirse a Mar del Plata, en febrero de 2010(Gaceta Marinera Digital)
 
Fuentes:
. Historia de la Fuerza Aérea Argentina- Tomo VI- Vol. 1- Dirección de Estudios Históricos- 1998.-
. La Guerra de las Malvinas- Versión Argentina- Ed. Fernández Reguera- 1987.
. La Batalla por las Malvinas- M. Hastings y S. Jenkins- Ed. Emecé Editores- 1984.
. Revista Gente Nº 878- 1982- Ed. Atlántida.
. Biografía del Capitán de Fragata Sergio Gómez Roca- Lic. Benicio Oscar Ahumada- Departamento de Estudios Históricos Navales de la Armada Argentina.

 



Fuente: https://fdra-malvinas.blogspot.com/

Derechos Reservados © Fundación Malvinas 2022

Ushuaia - Tierra del Fuego - Argentina
[email protected]