• Capitulación


    Los motivos por los cuales el Para 2 no disparaba sobre el BIM5 eran simples: por entonces, se habían establecido los primeros contactos para lograr el alto el fuego

Publicado el 29 Agosto 2021  por


Los motivos por los cuales el Para 2 no disparaba sobre el BIM5 eran simples: por entonces, se habían establecido los primeros contactos para lograr el alto el fuego y los argentinos, después de varios intentos, habían respondido. Los paracaidistas tenían instrucciones de no pasar más allá del hipódromo y esperar en esa posición hasta nuevo aviso.

Detrás de ellos marchaba el Para 3 en tanto el Comando 45 lo hacía en dirección a Sapper Hill, a través de un camino minado. En esas alturas, se encontraban los guardias galeses en tanto las compañías A y B del Comando 40 llegaban en helicópteros siguiendo instrucciones del comandante de la 5ª Brigada. La C, por su parte, emprendió el avance en primer término, asegurando la posición de formación, seguida por la A1.

En esos momentos, el Para 2 dominaba Wireless Ridge, el Para 3 el monte Longdon, el Comando 42 monte Harriet y el Comando 45 Dos Hermanas. Con la Guardia Escocesa controlando Tumbledown, los gurkhas monte Williams y los galeses Sapper Hill, la capital, se hallaba completamente rodeada y a merced de sus bocas de fuego.

A los cañones del Regimiento de Comandos 29 se les ordenó estar listos y mientras pasaban las horas comenzó a circular con mayor insistencia la noticia de que los argentinos estaban prontos a deponer las armas, cosa que llevó alivio y tranquilidad a los efectivos británicos.

La labor paciente que desde el 7 de junio venían realizando el capitán de los Royal Marines Roderick Bell y el coronel Reid del SAS, había dado sus frutos2.

Tras una serie de emisiones radiales efectuadas por el buque de asalto “Fearless”, con las cuales colaboró el vicecomodoro Oscar Vera Mantarás, capturado durante la batalla de Prado del Ganso, se estableció contacto con la directora del Hospital “King Edgard” de Puerto Argentino, doctora Alison Bleaney.

La médica se hallaba en su despacho cuando una empleada entró corriendo para avisarle que la radio acababa de captar señales procedentes de la flota.

Los motivos de ese contacto eran simples: se les ofrecía a las tropas argentinas el alto el fuego y poner fin a las hostilidades. Para llevar a cabo la transmisión, se utilizó la frecuencia 45.5 Hz del nosocomio y a esos efectos, se preparó un texto cuidadosamente elaborado.

A las 09.00 del 7 de junio la voz del Rod Bell se escuchó por primera vez a través del aparato de radio, hablando en español con su marcado acento centroamericano.

-No vale la pena seguir combatiendo. El honor argentino ha sido comprobado. Han demostrado su valor. Es hora de detener la lucha y evitar más bajas. Les ofrecemos iniciar conversaciones de rendición. Tienen tiempo hasta las 13 horas.

La doctora Bleaney se sorprendió y enseguida envió a su empleada hacia la Secretaría de Gobierno para comunicarle al brigadier Carlos Bloomer Reeve la intención británica de establecer contacto con el alto mando argentino. Junto con Bloomer Reeve se encontraba el capitán Barry Melbourne Hussey, de la Armada, con quien aquel intercambió las primeras impresiones y decidió dar aviso inmediatamente a sus superiores. Melbourne Hussey fue a ver a Menéndez para ponerlo al tanto y el gobernador militar le dijo que siguieran escuchando pero que no respondiesen.

A partir de esa fecha, hasta el 12 de junio, los británicos establecieron comunicación dos veces al día, tratando de hacer entender a sus oponentes que su situación era insostenible, que las tropas británicas los rodeaban y que de no recibirse respuesta, se iba a producir un innecesario baño de sangre que a nadie beneficiaría y solo acarrearía la condena internacional hacia la Argentina, por su obcecada posición. En ninguno de esos intentos obtuvieron respuesta aunque sabían perfectamente que estaban siendo monitoreados.

El 14 de junio la doctora Bleaney presionó a Melbourne Hussey para que respondiese, basando sus argumentos en el peligro que corría la población civil (no olvidemos que ya había muertos y heridos entre ella). El oficial le dijo que él nada podía hacer salvo informar a sus superiores, porque eran ellos quienes debían tomar una determinación. A las 10.00 horas, la malvinense se comunicó nuevamente con los británicos y les pidió que volviesen a establecer contacto al medio día.

Melbourne Hussey consultó a Menéndez y este le pidió tiempo. A las 08.30 el gobernador militar se puso en contacto con Galtieri después de informar al general Jofre (sin explicarle las causas) y obtener su visto bueno.

-Sí, está bien –dijo el jefe de la X Brigada- Esto no da para más.

Menéndez llamó a Galtieri y le comunicó que la situación era insostenible y que los ingleses proponían dialogar. El presidente iba a responder algo pero en ese momento, el cañoneo británico cortó los cables de comunicación.

Menéndez se encaminó hasta el puesto de comando y desde allí estableció contacto con el general Iglesias, secretario general de la Presidencia, a quien le dijo que el único camino que quedaba para evitar la derrota era aceptar la Resolución 502 de las Naciones Unidas que si bien consideraba a Argentina “agresora”, determinaba el cese de hostilidades, el retiro de fuerzas y la obligación de negociar. Iglesias, compañero de promoción de Menéndez, respondió:

-Mirá, ésa es una decisión muy importante, que no se toma así nomás.

-Bueno, yo creí que ya lo habían pensado. Hacé algo y apúrense porque no sé cuánto tiempo más nos queda de resistencia acá.

Inmediatamente después, Menéndez escuchó el mensaje inglés que proponía el cese del fuego y la capitulación y estando a punto de tomar una decisión, llamó Galtieri desde Buenos Aires exigiendo hablar con él. Cuando el gobernador militar tomó el tubo, su superior, del otro lado, le exigió resistir.

-¡Hay que sacar a los soldados de los pozos, hay que contraatacar! – gritó.

-Creo que usted no me entiende, mi general –respondió Menéndez- Le expliqué la situación al general Iglesias. Señor, ya no tenemos los apoyos propios, no tenemos tampoco apoyo aéreo ni naval y ante esto tenemos que asumir una gran responsabilidad: no tengo espacio. Todo el esfuerzo que se podía hacer se hizo.

- ¡No puedo hacer lo que usted me pide! – dijo Galtieri molesto y terminante, refiriéndose a la Resolución 502.

-Bueno, yo lo sugerí porque es lo único que nos queda antes de la derrota. Si no puedo esperar nada de usted, no sé qué va a ser de la guarnición Malvinas en la noche de hoy. Y ante eso estoy dispuesto a asumir todas las responsabilidades que me corresponden.

El presidente argentino respondió sumamente contrariado

-¡Entonces actúe según su criterio!

-Mi general –contestó Menéndez- si no tiene nada más para mí, corto y fuera.

Finalizada la áspera conversación, el gobernador militar mandó llamar a Melbourne Hussey y le dio el visto bueno para iniciar las conversaciones. Por esa razón, cuando Bell y el coronel Reid volvieron a llamar, ya había una respuesta afirmativa: el gobernador militar argentino estaba dispuesto a dialogar.

Los ingleses respondieron que un delegado del general Moore iba a volar hacia Puerto Argentino a las 16.00, acompañado por el oficial Bell y a partir de ese instante, el alto mando británico impartió la orden de “alto el fuego”, algo que de hecho sucedía desde las 11.00, mientras caía una fina nevada.

A la hora convenida despegó del “Fearless” un helicóptero Gazelle llevando en su parte inferior una bandera blanca (se trataba en realidad de un paracaídas). Los oficiales Bell y Reid viajaban a bordo, con la misión de entablar las primeras conversaciones con el alto mando argentino.

Unos minutos antes, llegó una indicación desde el continente autorizando a Menéndez a entablar negociaciones pero prohibiendo aceptar cualquier condición que implicase un compromiso político para el país, en particular la urticante Resolución 502.

La máquina aterrizó a 450 metros de la cancha de fútbol y de ella bajaron Rod Bell, Mike Rose, que no era otro que el "coronel Reid" del SAS y un suboficial radio operador que cargaba una equipo de comunicaciones y un teléfono satelital. Los recién llegados saludaron cordialmente a Melbourne Hussey y a Bloomer Reeve quienes los estaban esperando junto al encargado de la radio, Patrick Watts, quien pidió autorización para estar presente. Los argentinos se la habían concedido siempre y cuando se mantuviese en silencio, sin pronunciar palabra.

El aparato hizo un primer aterrizaje erróneo, a dos kilómetros del lugar y por eso llegó varios unos minutos después de la hora convenida.

Desde ahí se dirigieron al edificio de la Secretaría de Gobierno, donde se iba a llevar a cabo la reunión y en el trayecto pasaron por el hospital en el cual pudieron ver una mujer asomándose por la puerta.

-¡¿Es usted la doctora Bleaney?! – le preguntaron los británicos al verla.

-¡Así  es! – respondió ella.

-¡Hizo usted un muy buen trabajo! – le dijo Bell mientras se alejaban.

Al llegar a al edificio de la Secretaría, los enviados del general Moore vieron que Menéndez los estaba esperando afuera, junto a dos oficiales de alto rango. Se saludaron e ingresaron a una sala prolijamente arreglada en cuyo centro destacaba una mesa con papel, lápices y hasta café.

En la reunión, estuvieron presentes, además del gobernador militar y los dos oficiales británicos, el capitán Melbourne Hussey, el vicecomodoro Carlos Bloomer Reeve y un asesor legal de la Fuerza Aérea, el vicecomodoro Eugenio Javier Miari experto en leyes y tratados internacionales.

Con Melbourne Hussey y Bloomer Reeves haciendo las veces de traductores cuando las circunstancias lo requerían (debemos recordar que Bell hablaba español), Menéndez invitó a los recién llegados a tomar asiento y les ofreció algo de beber (pidieron té). Al mismo tiempo, el radio-operador se instaló cerca de una ventana y estableció contacto con el Reino Unido.

En ese clima comenzaron las conversaciones. Lo primero que hizo Menéndez fue dar a conocer una serie de exigencias que los británicos escucharon con atención:

1- Conservar las banderas.
2- Que no hubiera desfile de rendición.
3- Mantener un helicóptero para evacuar a los heridos con la Cruz Roja.
4- Que los heridos se evacuasen en un barco hospital argentino.
5- Que se conservasen los fondos en pesos y los documentos contables.
6- Que se mantuviese el mando de las tropas hasta el embarque o la internación.
7- Mantener comunicación con el continente con una estación propia.
8- Que los oficiales conservarían su arma de puño hasta el embarque o la internación.

Los ingleses tomaban nota de todo sin hacer comentarios. En su necesidad de firmar la rendición, aceptaron todos los puntos, incluyendo el último, totalmente inédito y cuando les llegó el turno, solo plantearon tres cosas:

1- La pronta evacuación de la ciudad, donde había más de mil soldados y se iban agregando los que bajaban de los montes.
2- La entrega del armamento a efectos de que no fuera destruido, asegurando que el mismo iba a ser devuelto (cosa que no sucedió).
3- Un reaseguro de que la Fuerza Aérea y la Aviación Naval no volverían a atacar.

Durante las conversaciones, surgió un punto que dificultó las tratativas: Menéndez se negaba a rendir la Gran Malvina porque, según sus palabras, al existir entre ella y la Isla Soledad una vía de agua, eso la hacía independiente y por consiguiente, carecía de autoridad para rendir a las fuerzas allí desplegadas, un absurdo si se tiene en cuenta que por ser el gobernador militar de las Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur, tenía autoridad sobre los tres archipiélagos. Cuando los oficiales británicos se lo hicieron ver, pidió más tiempo para seguir discutiendo.

Mientras tanto, el alto mando británico mantenía permanentemente informado a Whitehall, notificando paso a paso el desarrollo de las conversaciones.

Finalizadas las negociaciones, los ánimos se relajaron, al menos un poco. Se sirvió una nueva ronda de té/café y Rose, además de manifestar hallarse cansado, relató los pormenores del ataque a la Estación Aeronaval “Calderón”, donde refirió la caída de un helicóptero y la pérdida de 18 hombres. Acto seguido, mencionó las incursiones de la aviación en San Carlos y Bahía Agradable, confesando que este último había tomado por sorpresa a las fuerzas de desembarco.

A las dos horas de haber iniciado las conversaciones, los británicos se retiraron, acordando para esa noche la firma del acta de rendición.

Inmediatamente después, Menéndez convocó a una reunión de su Estado Mayor para informar las condiciones acordadas y organizar la entrada de las tropas británicas en la ciudad. Finalizada la misma, se le ordenó a las fuerzas argentinas la destrucción de toda su documentación, armas, municiones, comida, vehículos y equipos y esperar nuevas instrucciones.

Por la noche (20.00 hora argentina), después de una tormenta de nieve que demoró las cosas, llegaron desde Moody Brook Jeremy Moore y Julian Thompson, acompañados por varios oficiales, entre ellos Bell, Rose, los coroneles Backe, Brian Pernicott y Tom Secombe, el teniente coronel Geoffrey Field, el mismo radioperador que había llegado anteriormente con Bell y Reid y el oficial abogado. Lo hicieron caminando, trayendo consigo un documento mecanografiado de una sola carilla que Menéndez debería firmar. En el camino, se cruzaron con grupos de soldados argentinos armados, algunos de ellos sin sus oficiales a cargo.

Una vez en la Secretaría de Gobierno, Moore le extendió la hoja a Menéndez y este comenzó a leerla. Sentados en la mesa de las negociaciones se encontraban, además, el vicecomodoro Carlos Bloomer Reeve, el capitán Malbourne Hussey y el oficial Eugenio Javier Miari por el lado argentino y el capitán Rod Bell, el coronel Brian Pennicott, el teniente coronel Geoff Field, su par Mike Rose (el coronel Reid), el coronel Tom Scombe y el suboficial de comunicaciones.

La versión en español tipeada por Bell no fue utilizada porque contenía varias inexactitudes. Se le tradujo a Menéndez lo que decía y éste indignado, objetó el término “incondicional” que seguía a la palabra “rendición”. Según le habían manifestado Bell y Rose en la conversación anterior, los términos de la capitulación iban a ser muy diferentes, dejando en alto la dignidad y el honor argentino y por esa razón amenazó con que si esa expresión no se suprimía, la guerra continuaría.

Thompson y Moore estaba impacientes por que su par argentino firmase el acta, urgidos como por iniciar el desalojo de la población lo antes posible y porque tenían pánico de un ataque de la Fuerza Aérea. Para colmo, Menéndez se negaba a garantizar eso último, razón por la cual se le ordenó al radio operador establecer contacto telefónico vía satélite con el brigadier Ernesto Crespo, a cargo de las operaciones aéreas desde la base de San Julián, para garantizar, por medio del oficial Miari, que no habría más ataques aéreos.

Los ingleses accedieron y tacharon la irritante palabra.

-¿Ahora firma? – preguntó Moore mientras le extendía el acta a Menéndez.

Y aquel accedió, colocando sus iniciales junto a la expresión suprimida. No se permitió el ingreso de fotógrafos a la reunión pues en la mente de muchos seguía presente la imagen de Astiz firmando la rendición de su reducido pelotón en las islas Georgias, de la cual la prensa barata se hizo su agosto.

El documento se rubricó a las 20.59 hora argentina, con la firma de Menéndez en primer lugar y la de Moore en segundo, haciendo lo propio el coronel Pernicott en calidad de testigo.

Menéndez pidió  autorización para reunirse con su Estado Mayor pero la misma le fue denegada, informándosele que en breve se lo trasladaría al HMS “Fearless” en calidad de detenido.

A todo esto, el Para 2 se mantenía expectante en Wireless Ridge, deseoso de ser el primero en entrar a Puerto Argentino. Sin embargo, deberían permanecer un tiempo más allí porque el brigadier Thompson insistió en trasladarse hasta ese punto en helicóptero a supervisar en persona las posiciones.

Al llegar, el alto oficial impartió algunas directivas e inmediatamente después, a las 13.00 horas, dio luz verde al teniente coronel David Chaundler, jefe de la unidad, para iniciar el avance.

Los paracaidistas de la Compañía B comenzaron a descender y después de pasar junto a las ruinas del antiguo cuartel de Moody Brook, siguieron marchando, ansiosos sus efectivos por entrar en la capital.

Los argentinos se mantenían expectantes, listos para abrir fuego en cuanto se les ordenasen, pero completamente desorganizados, no atinaron a hacer otra cosa que observar. Había allí un capitán que quería resistir a toda costa pero cuando pasó a su lado el BIM5, un oficial lo conminó a seguir el repliegue junto a ellos.

-¿Qué están haciendo aquí todavía? –les dijo- Nosotros somos un batallón completo y nos estamos retirando porque la lucha prácticamente ha terminado y ustedes, chiflados, quieren presentar combate. Vamos, ellos son miles, vienen gritando con toda su alma…”.

Para ese momento, comenzaban a verse soldados ingleses por todas partes. Un grupo de ellos pasó junto a los argentinos y los saludó amistosamente.

-¡Hola!

Mientras tanto, los vehículos Scorpion y Scimitarr de los Blues & Royals descendían también de Wireless Ridge llevando a bordo a algunos paracaidistas, cosa que según los autores de La Guerra de las Malvinas (The Falklands War), le daba a la escena cierto aire de la Segunda Guerra Mundial. Uno de sus oficiales, Robin Innes-Kerr, había colocado la insignia del escuadrón en la antena de uno de aquellos tanques y avanzaba orgulloso y sonriente.

Quienes estaban irritados eran los integrantes de la Compañía A del Para 3 porque la noche anterior, cuando su jefe, el teniente coronel Hew Pike, impartía las últimas órdenes para el ataque a la capital, se enteraron por radio que el Para 2 los había sobrepasado.

Cuando este último llegó al hipódromo, al oeste de la ciudad, sus efectivos se quitaron los cascos y se pusieron sus boinas rojas, listos para hacer su ingreso en primer lugar.

Durante el avance llegó la orden de no pasar el hipódromo y allí se detuvieron porque a esa hora se sabía que los argentinos estaban dispuestos a parlamentar. El único que siguió adelante fue el periodista Max Hastings, corresponsal del “Daily Express” y el “Standard”, quien se quitó la chaqueta de camuflaje y su mochila y luciendo sus ropas civiles (un anorak), además de un bastón. En esas condiciones entró en la capital, saludando en el camino a los soldados argentinos y a los pocos kelpers que se atrevían a caminar por las calles. Fueron esos malvinenses quienes le indicaron un edificio donde oficiales argentinos lo podían llegar a atender. Cuando se presentó en el lugar, el periodista saludó cordialmente y dijo que era del “Times” de Londres porque esa era la única publicación inglesa que aquellos conocían.

El Grupo R de la 5ª Brigada, por su parte, se detuvo junto al cuartel general del Para 2, instalándose en una cabaña de madera que los argentinos habían montado para los oficiales de la Fuerza Aérea. Desde ahí siguieron su avance hasta el edificio de la Secretaría de Gobierno, pasando frente a la residencia del gobernador.

El Comando 42 comenzó a llegar en helicóptero, desplazándose hacia el extremo oeste de la población de acuerdo a directivas impartidas por Thompson, para instalarse en un viejo hangar de hidroaviones y en construcciones adyacentes.

Al llegar a ese sitio, se encontraron con un espectáculo aterrador. El lugar había sido utilizado por los argentinos como hospital y depósito de cadáveres y según Thompson, había miembros amputados por todas partes, inclusive en el techo de un pequeño tinglado situado en un extremo de la edificación principal, cosa que descubrieron efectivos de la Compañía L cuando la nieve comenzó a derretirse por el calor de las fogatas y comenzó a gotear sangre. Incluso, en una camilla abandonada, yacía el cuerpo de un soldado sin vida, al que los británicos sacaron y depositaron lejos.

El Para 2 ocupó también algunas casas vacías próximas al hipódromo y mientras lo hacía, un Bandwagon que transportaba carpas y provisiones voló al pasar sobre una mina, hiriendo a sus ocupantes.

Whitehead y Vaux llegaron a bordo de un Gazelle que los depositó en el jardín de la Casa de Gobierno cuando se definían los límites y sectores a ocupar por ambos ejércitos.

Al día siguiente, por la mañana, los argentinos comenzaron a entregar sus armas. Fue un momento sombrío y humillante, sobre todo al ser revisados y luego trasladados al aeropuerto donde los conscriptos se afanaban por encontrar lugares que los protegiesen del frío y el viento. Allí se les proveyó comida caliente y un trato correcto, todo ello bajo la supervisión de la Cruz Roja Internacional y tal como se había acordado, los jefes de cada regimiento siguieron al frente de sus respectivas unidades.

En lo que al clima se refiere, los británicos no la pasaban mejor. La mayor parte de sus carpas se habían hundido en el “Atlantic Conveyor” y por esa razón, la mayoría de ellos debió pernoctar en galpones y refugios improvisados.

El RI7 estuvo alojado en el gimnasio contiguo al Ayuntamiento (Municipalidad), el Grupo Antiaéreo Aerotransportado 4 lo hizo en dependencias de YPF, al este de la ciudad y el BIM5 en los galpones del puerto.

En la noche del 14 al 15 de junio, el coronel Manuel Dorrego entregó al mayor británico Roderick McDonald, el plano con la ubicación de las minas que las fuerzas argentinas habían sembrado en diferentes puntos de las islas, en especial, los alrededores de su capital. El británico lo recibió en persona pero su gente terminó por extraviarlo. Eso desmiente las versiones según las cuales, las mismas fueron colocadas sin orden alguno. Las afirmaciones inglesas en ese sentido fueron absolutamente falsas, lo mismo aquellas que circularon a posteriori en la Argentina, asegurando que algunos conscriptos dispararon contra sus jefes para vengar malos tratos. Los únicos disparos que se escucharon tras el cese de las hostilidades fueron los que se hicieron para inutilizar armamento y equipos.

El personal argentino herido o enfermo, así como también, personal civil, fueron transferidos al “Almirante Irizar” y al “Bahía Paraíso”. Al general Parada, el contraalmirante Otero y el brigadier Castellanos se los condujo al “Fearless”, donde ya se encontraba alojado Menéndez, en tanto el general Jofre permaneció en las islas junto a su segundo, el coronel Aguiar, comisionados por los británicos para supervisar el embarque de los prisioneros. Mucho se sorprendieron ambos, en cierta oportunidad, cuando al salir de la Secretaría de Gobierno los Royal Marines allí apostados se cuadraron y les hicieron el saludo militar.

Después de algunos contratiempos debidos, en parte, a la desorganización de los británicos, los prisioneros comenzaron a ser embarcados.

En el “Bahía Paraíso”, cuya capacidad era de 450 hombres, abordaron 1041, en el “Almirante Irizar” 1000, entre ellos los 700 efectivos del BIM5; en el “Canberra” 4167 y en el “Norland”, 2000.

Antes de eso, se produjo un hecho que pudo haber reanudado las hostilidades.

Al grito de “¡Al diablo con esto!”, algunos conscriptos se desbandaron y provocaron desmanes, incendiando varios edificios de la ciudad, entre ellos una escuela, un depósito y una tienda. Fueron dominados por efectivos del Para 2 cuyos jefes de pelotones debieron esforzarse para que sus hombres no abriesen fuego.

Eso disgustó a algunos mandos británicos que amenazaron con castigar la acción pero la cosa no pasó a mayores. Las dos partes se acusaron mutuamente e incluso el coronel Aguiar llegó a denunciar el hecho como producido por soldados británicos alcoholizados. Sin embargo, pasado un tiempo, se conocería la verdad.


A bordo del “Canberra” embarcaron 100 galeses para que hicieran las veces de custodios. Antes de subir, se les ordenó revisar una vez más a los argentinos y al hacerlo, encontraron entre sus ropas, pistolas, bayonetas, dagas y hasta piezas para armar una ametralladora.

La enorme ballena blanca, tal como se denominaba al crucero, se dirigió a San Carlos para cargar más prisioneros y el 16 de junio, finalizada la operación, zarpó de regreso a Puerto Argentino, escoltado por el HMS “Andromeda” (F57); una vez allí, soldados del Para 3 subieron a bordo para reforzar a los galeses, seguidos por personal de la Cruz Roja que debía supervisar el traslado.

El 18 de junio Buenos Aires otorgó salvoconducto a ambas embarcaciones (el “Canberra” y el “Norland”), que a las 06.30 hora local (09.30Z) levaron anclas y partieron, poniendo proa hacia Puerto Madryn, después de recibir la notificación de que podían navegar en aguas argentinas. En Malvinas quedaban retenidos otros 600 prisioneros bajo la designación “categoría especial”, todos ellos oficiales, con los que se esperaba presionar a la Junta Militar para decretar el cese formal de las hostilidades. Eso violaba abiertamente el artículo 118 de la Convención de Ginebra, que establecía que los prisioneros de guerra debían ser repatriados de manera inmediata, pero la actitud obstinada del gobierno argentino no dejó otro camino.

La travesía se llevó a cabo sin ningún inconveniente; los prisioneros fueron tratados con mucha corrección y amabilidad; se les pagó las 8 libras que establecían las normas de la Convención de Ginebra, se les permitió tomar baños de agua caliente, se los alimentó y proveyó de indumentaria adecuada, pudieron ver cine y disfrutaron la calefacción y el confort del lujoso crucero. Incluso llegaron a darse casos de amistad entre tripulantes, guardias y prisioneros, algo verdaderamente notable.

Una cosa que los argentinos deben agradecer a los británicos es el trato que se le dio a nuestra gente; por esa razón, resulta extraño y asombroso que muchos años después, individuos inescrupulosos se hayan prestado al sucio juego de desacreditar esa actitud, accediendo a mentir y sobredimensionar los hechos en beneficio de intereses espurios y una prensa sucia y sensacionalista.

A las 07.00 del 17 de junio las naves ingresaron en aguas jurisdiccionales argentinas. Poco después, se recortó en el horizonte la silueta del ARA “Santísima Trinidad”, que se aproximaba al “Canberra” para escoltarlo hasta el puerto. Su aparición provocó sobresalto en la tripulación y el personal militar de a bordo pero el mismo desapareció o al menos, bajó de intensidad, cuando el destructor se puso en contacto con el puente de mando para informar las órdenes que tenía.

La “gran ballena blanca” atracó en Puerto Madryn a las 13.30 (16.30Z) y poco después las tropas comenzaron a desembarcar. Al hacerlo, la tripulación del crucero les obsequió una postal con la imagen de la nave a cada uno, detalle que enaltece aún más su actitud.

Ruiz Moreno reproduce palabras del teniente primero Horacio Losito que ilustran sobre lo que aconteció durante el traslado de los prisioneros:

La despedida de los ingleses con nosotros, los heridos de Top Malo House, fue muy buena: no éramos prisioneros sino heridos y quienes nos cuidaban. Firmamos autógrafos, nos atendieron bien, aunque era su obligación, y pusieron algo más que su deber: en el comedor, al formar fila, ninguno de los oficiales argentinos avanzaba hasta que los tres (Brun, Martínez y yo) llegábamos a la punta pues nuestro camarote estaba al fondo y nos tenían mucha consideración. Estuvieron macanudos3.


Por su parte, el teniente primero Sergio Fernández comentó:

A ese oficial de los Royal Marines que estuvo a cargo de los prisioneros yo le había manifestado mi admiración por la forma en que habían tratado a nuestra gente, agradeciéndoselo profundamente: era realmente excepcional la humanidad que demostró con el enemigo, digna de elogio. Lo evoco con gran afecto, pero lamentablemente no se me ocurrió preguntarle su nombre: era de aspecto típicamente escocés, rubio, ojos claros, no muy alto, de contextura más bien mediana y con un uniforme algo grande. Cuando íbamos a desembarcar, ya prácticamente en la escalera, siento un grito al lado y veo un hombre que se abre camino: era ese sargento para despedirse. Me dio un abrazo como si fuera un conocido de toda la vida y me dijo: “Señor, nunca lo olvidaré”. Yo tampoco4


Igual de emotivo fue lo que le ocurrió al capitán médico Pablo Llanos. Un soldado galés se le acercó y le dijo, extendiéndole la mano:

-Me gustaría que en la próxima guerra peleásemos del mismo lado, no en bandos contrarios5.

-Yo le agradezco, pero vamos a volver – fue la respuesta un tanto fuera de lugar del argentino.

Mientras el Reino Unido organizaba recibimientos apoteósicos para sus combatientes, nadie esperaba a los argentinos tras su retorno a la patria; ni bandas de música, ni multitudes aullantes, ni banderas agitadas, ni discursos. Quienes venían de arriesgar su vida y combatir heroicamente contra una potencia, regresaban sin pena ni gloria a un país indiferente que intentaba distraer su atención con cuestiones superfluas. Solo un reducido comité militar esperaba a los combatientes en medio de un clima frío y silencioso.

Veamos lo que cuentan los soldados que volvían del frente al llegar a la “bendita tierra argentina”. Dice Ruiz Moreno: 

A todo esto, el comandante del ‘Canberra’ estaba alarmado porque no veía que los heridos fueran a recibir atención inmediata, ignorando que la ciudad de Trelew está situada lejos de la costa. Hubo que hacer viajar a los delegados de la Cruz Roja para que comprobaran que aquellos no iban a quedar en el desierto Puerto Madryn. Según relató el teniente Martínez, en el buque, los británicos manifestaron lástima y desconfianza por el estado de los heridos una vez que los mismos fueron desembarcados dejados y él debió empeñarse en convencerlos que no les faltarían los mismos cuidados y asistencia que a bordo6


Transcribe luego Ruiz Moreno el relato del teniente Martínez:

Yo me abría paso caminando con mis muletas hasta una ambulancia, y cuando iba a subirme me encuentro con el enfermero inglés que nos había atendido, quien me dice: “Very happy return to home” (Muy feliz retorno al hogar). En ese momento me largué a llorar sin reparo; ni siquiera me dieron motivos para tener bronca contra ellos en el último instante7.


Como dice acertadamente Ruiz Moreno, contrastó el trato respetuoso observado en los hospitales y naves británicos con la conducta de la enfermera que ayudó al oficial a subir a la ambulancia.

-¿Cómo estás ricura? – le preguntó en tono falso y ordinario mientras le palmeaba el hombro.

Para colmo, el estúpido conductor que debía conducir la ambulancia a Trelew equivocó el camino y tomó hacia Comodoro Rivadavia.

Dijo otro comando:

Lo que hicieron los ingleses en San Carlos fue darnos un vaso grande con jugo de tomate y un pan. Uno veía que la comida era poca pero que daban todo lo que podían. En cambio en Madryn no nos dieron ni un café8.


Y según un compañero:

Yo me despedí mejor del enemigo que lo que me recibió la propia tropa9.


¿Vale la pena dar más ejemplos? Sin embargo, no todo fue negativo.

Anoticiado de la llegada de los combatientes, el pueblo de Trelew salió a la ruta para darles la bienvenida, agolpándose al costado del camino con banderas, pancartas y vivas a la patria.

Los soldados fueron saludados y vitoreados como héroes. “Nos recibieron como si hubiéramos ganados” comentaría años después el teniente primero Sergio Fernández. Pero no ocurrió lo mismo en el resto del país.

Las tropas que llegaron del frente se encontraron con una sociedad distante, indiferente y derrotista, más preocupada por el debut de la superflua selección nacional de fútbol en el Mundial de España, que por lo aconteciendo en el sur. Una actitud realmente repugnante, claramente reflejada en las expresiones de un descerebrado periodista deportivo (particularmente abundantes en la Argentina) que a mediados de junio, a poco de finalizada la lucha, exclamó ante un inminente partido con Brasil: “¡La Argentina se apresta a vivir uno de los momentos más importantes de su historia!”.


Esa noche, el “Canberra” y el “Norland” regresaron a Puerto Argentino para transportar más prisioneros pero al llegar, se encontraron con la novedad de que los planes habían sido alterados. En lugar de conducir de regreso a las tropas restantes, debían llevar a Inglaterra a los Royal Marines de los comandos 42 y 45 y a los integrantes del Para 2 y el Para 3.

En San Carlos, mientras tanto, permanecían detenidos los oficiales de alto rango, entre ellos los tenientes coroneles Norberto Villegas y Eugenio Dalton, los mayores Rico y Castagneto junto a los oficiales de sus compañías, el capitán Robacio, quien llegó allí el 22 de junio, los tenientes coroneles Seineldín y Balza y el abnegado subteniente Reyes junto a toda su sección, la misma que deambuló por el norte de la Isla Soledad después de su enfrentamiento con las fuerzas de desembarco en Fanning Head.

Entre ellos habían comenzado a circular versiones confusas que daban cuenta de su inminente su traslado a Gran Bretaña o a la isla Ascensión en tanto otras aseguraban que serían conducidos directamente a la Argentina.

Fue en esa ocasión que Aldo Rico comenzó a elaborar un plan a ser puesto en marcha en caso de partir al Reino Unido. El mismo consistía en un motín a bordo del buque cuando pasara cerca de las costas españolas, donde pedirían asilo después de tomar tierra en alguno de sus puertos.

Una cosa que preocupaba enormemente a los británicos fue la cuestión de las minas. Los ingenieros reales, con la ayuda de oficiales argentinos, procedieron a quitarlas pero la tarea resultó demasiado ardua. Después que la gente de McDonald extraviara el plano facilitado por Dorrego, no se tenía idea de su ubicación y por eso fue necesario poner manos a la obra de manera inmediata.

Se habían sembrado unas 12.000 minas en torno a la capital, además de numerosas trampas cazabobos y bombas sin explotar, pero sin el mencionado plano, no se tenía seguridad del lugar.

Con la ayuda del coronel Dorrego, descendiente del insigne prócer de la Independencia, McDonald procedió a efectuar la difícil recolección. La preocupación principal eran los civiles (en especial los niños) pues de tanto en tanto se escuchaba alguna explosión producto de ovejas desprevenidas que pastaban en las inmediaciones.

El 15 de junio un escuadrón del Comando 59 procedió a instalar el Centro de Operaciones de Minas; funcionó en el edificio de la Secretaría de Gobierno y tuvo a su cargo la dirección de los trabajos. Se sabía que había mucha concentración de explosivos en la Península Murrell, en torno a Sapper Hill, en Harriet, Dos Hermanas, Prado del Ganso y Puerto Darwin así como también en Bahía Fox y Puerto Howard, en la Gran Malvina, por lo que el grupo de reconocimiento dirigido por el suboficial Ellis, apoyado por catorce argentinos del equipo de Dorrego, comenzó la inspección de los alrededores de Puerto Argentino.

El 18 de junio esos equipos trabajaban en torno a la capital y ahí fue donde el cabo Bas Morgan pisó una mina que le voló un pie; tres días después, el cabo primero Molly Mollison caminaba detrás de un argentino cuando tocó otra que le destrozó la pierna derecha, la cual debió serle amputada días después (el hombre quedó en muy mal estado).

El Comando 59 terminó siendo reemplazado por la Compañía de Ingenieros del Para 9 pero su labor de remoción no fue demasiado efectiva.

La cuestión de las minas sin explotar sigue siendo hoy un peligro sin resolver, pues aún quedan áreas prohibidas en diferentes puntos del archipiélago. A varios años de finalizada la guerra, seguían muriendo ovejas a causa de las explosiones.

El 29 de junio llegó a San Carlos el “Saint Edmund” en el cual fueron embarcados los prisioneros restantes. Antes de abordar, el subteniente Jorge Rodin envolvió entre sus ropas la bandera de su regimiento pero en la revisión a la que fue sometido, se la descubrieron y confiscaron. Para su fortuna, al día siguiente le fue devuelta y de esa manera la trajo consigo de regreso al continente.

Poco después hizo su arribo el “Fearless” trayendo a Menéndez, Otero y Castellanos en calidad de “transferidos”. A él subieron Jofre, Aguiar, los capitanes Carlos Moeremans y Antonio José Mozarelli, junto a los mayores Buitrago y Doglioli y un representante de la Cruz Roja Internacional. Al saber eso, el capitán del “Almirante Irizar” les hizo llegar algunos libros de la biblioteca de a bordo y eso les sirvió para matar el tiempo pues las horas se hacían interminables.

El 30 de junio el “Saint Edmund” zarpó hacia Puerto Argentino y unas horas después fondeó en Bahía Anunciación.

Encontrándose allí tuvo lugar un aviso de alarma que obligó a la tripulación a cubrir los ojos de buey y todas las aberturas ante la aproximación de aviones no identificados. Finalmente, en la noche del 12 de julio, la embarcación zarpó rumbo al continente, llevando a bordo al último contingente de prisioneros. Llegó a Puerto Madryn en la mañana del día 14, a un mes de finalizadas las acciones e inmediatamente después de desembarcar a los oficiales argentinos que traía a bordo, zarpó de regreso a las Malvinas, poniendo término a su misión.

En los muelles aguardaban el general García, el coronel Garay, dos brigadieres y varios oficiales de la Armada, quienes les dieron la bienvenida y organizaron todo para su traslado a la Base Almirante Zar de Trelew10. Ya en ese destino almorzaron y una hora después abordaron un avión con destino a El Palomar.

En la estación aérea nadie los esperaba, solo los encargados de la base y el personal, encargado de su trasladó a los cuarteles del Regimiento de Infantería 3 en La Tablada11, donde se reencontraron con sus familiares una vez finalizada la recepción que les dieron sus autoridades.

Dicen el general Jofre y el coronel Aguiar en su libro: “Había llegado así el último contingente de prisioneros de guerra integrado por oficiales superiores, jefes, oficiales, suboficiales y soldados que habían combatido con honor por un ideal, en una guerra contra un enemigo extranjero, después de más de cien años de paz”12.

Sorprendente realmente la última afirmación “…después de más de cien años de paz”, por constituir una flagrante contradicción y falsedad. Nadie en su sano juicio, y menos oficiales de tan alto rango, podían ni pueden sostener semejante absurdo.

La historia argentina no ha sido un modelo de orden y paz, con su secuela de golpes de estado, crímenes, atentados, alzamientos militares, terrorismo, subversión, asesinatos políticos, conflictos limítrofes y enfrentamientos civiles, incluyendo un brutal bombardeo aéreo a la Capital Federal. Pero lo más sorprendente es que los acontecimientos acaecidos pocos años antes en el país constituían el caballito de batalla de esos mismos militares que al referirse a la década del setenta y su sangrienta secuela, sostenían con incuestionable acierto, que la Argentina acababa de salir de una guerra.

La crisis había llegado a su fin; la calma renacía en el Atlántico Sur y otros asuntos comenzaban a distraer la atención de la opinión internacional, el principal, la invasión de Israel al Líbano el 6 de junio de ese mismo año.

Para la Argentina, comenzaba un nuevo ciclo, cargado de expectativas e incertidumbre en el que muchos de sus ciudadanos depositaron sus esperanzas. Sin embargo, una vez más, esas esperanzas volverían a caer por la borda.







Notas
1 Fue en oportunidad de ese avance, antes de decretarse el alto el fuego, que los helicópteros en los cuales viajaba la Sección 7 equivocaron el rumbo y aterrizaron tres kilómetros delante del lugar señalado, en las colinas de Sapper Hill. Como se ha dicho, los argentinos abrieron fuego sobre ellos provocándoles bajas que Thompson, siguiendo el mismo patrón establecido por los ingleses para relatar los hechos, minimiza. Poco después llegó la orden de “alto el fuego”.
2 Se trataba de un apodo ya que los miembros de esas unidades mantienen sus nombres en reserva.
3 Isidoro Ruíz Moreno, op. cit.
4 Ídem.
5 Los deseos del soldado galés se cumplieron. Ocho años después, cuando Irak invadió Kuwait, las fuerzas armadas argentinas y británicas formaron parte de la coalición de naciones que se unió para poner en marcha la Operación “Tormenta del Desierto”, tendiente a liberar el emirato.
6 Isidoro Ruiz Moreno, op. cit.
7 Ídem.
8 Ídem.
9 Ídem.
10 La base fue escenario de la llamada “Masacre de Trelew” cuando el 22 de agosto de 1972 se produjo el espectacular intento de fuga y posterior masacre de guerrilleros y terroristas.
11 Los mismos que sufrirían el sangriento ataque del Ejército Revolucionario del Pueblo el 23 de enero de 1989.
12 Oscar Luis Jofre, Félix Roberto Aguiar, La Defensa de Puerto Argentino, Editorial Sudamericana, Bs. As.




Fuente: Malvinas. Guerra en el Atlántico Sur
Autor: Alberto N. Manfredi (h)

Derechos Reservados © Fundación Malvinas 2021

Ushuaia - Tierra del Fuego - Argentina
info@fundacionmalvinas.org